El conflicto en el aula de clases como una oportunidad de crecimiento

Trabajar con niños siempre es un reto. El conflicto es muy común que ocurra y saber tomar una postura adecuado es fundamental. Conoce cómo hacer del conflicto una oportunidad para aprender.

Ver artículo completo

El ser humano constantemente necesita relacionarse con otras personas para satisfacer una necesidad social. No obstante, en muchas ocasiones no convergemos con ciertas ideas ajenas a las nuestras y se presenta un conflicto. Este en sí mismo connota una falla, pero si miramos con un poco más de detenimiento, es una oportunidad para aprender acerca de la tolerancia, por lo que es fundamental fomentar este principio desde el aula de clases.

¿Dónde se origina un conflicto?

El conflicto forma parte de nuestra vida y mucho más cuando se es niño. En cualquier lugar donde exista la posibilidad de relacionarse, los niños pueden tener un conflicto porque no les gusta un juego, no les agrada la actitud de un compañero o sencillamente, porque no desean seguir estando en ese lugar.

De una u otra forma el conflicto puede generarse en cualquier contexto, y en cualquier etapa de nuestra vida, por ello es fundamental enseñar a los niños a afrontar estas situaciones de la manera más adecuada.

La mediación ante un conflicto

Cuando se presenta un conflicto en el aula de clases es necesaria la intervención de un mediador para solucionar el problema que afecta la relación entre dos o más estudiantes.

Saber escuchar las partes del conflicto es fundamental para poder  generar estrategias entre las partes, que permitan evitar futuros conflictos dentro del aula de clases.

Algunas herramientas que son eficaces para intervenir en un conflicto

En tanto que la mediación ante un conflicto es una oportunidad para el crecimiento en las relaciones personales y sociales del niño, se hace necesario que el mediador aplique algunas estrategias, por ejemplo, como se mencionó con anterioridad, escuchar a las partes involucradas, hacer preguntas de reflexión, proponer soluciones, entre otros.

En definitiva el trabajo en conjunto y la comunicación asertiva ante un conflicto en el aula, permitirá que el mismo se convierta en una oportunidad para que el niño crezca emocional y personalmente logrando una mejor convivencia.

 

Artículos Relacionados