Superar puede ser una sensación reconfortante

Los momentos duros atacan a todos, y al momento de superarlos debemos demostrar de que estamos hechos realmente, al superarlo entendemos que esa sensación puede reconfortarnos mucho y es así como volvemos a la vida.

Ver artículo completo

Puedes encuadrar aquí cualquier tipo de perdida, tanto por muerte como por rompimiento, o simplemente la perdida de algún negocio. Aunque no lo creas todas son tratadas de igual manera, sin embargo cuando unas son más fuertes que otras terminan siendo el mismo ritual de sanación.

Superar la perdida física de un ser querido

Cuando alguien cercano muere, puede que nos cuestionemos muchas cosas de la vida, desde la razón de su muerte hasta cual sea en sí el significado de morir. La manera de actuar de las personas resulta muy diferente, unos lloran para desahogar otros lo hacen aislándose, y eso está bien.

Ahora bien, vamos a ubicarnos en tiempo después, cuando llegas a casa y sientes el vacío, pero sabes que no hay forma de llenarlo, una forma para mover la mente y dejar los recuerdos es ocuparnos. Cuando tomamos proyectos comenzamos poco a poco a volver a la rutina y así a sanar.

Superar un rompimiento

Sientes que tu corazón se rompió y que la vida no será igual nunca más, es normal esa sensación, todos los seres humanos al menos una vez en la vida pasamos por esa etapa.

La depresión puede afectarte un poco más por el simple hecho de que la persona sigue su vida y tú te encuentras mal por ella, en esos momentos recuerda los motivos de la ruptura, piensa en cómo te ves en un futuro profesional y allí date muchos ánimos, piensa y sueña en todas tus metas y verás cómo puedes dejar esa relación atrás.

Superar el rechazo de un proyecto

Vamos a generalizarlo un poco, superar un rechazo en una entrevista de trabajo o en un proyecto. No pienses que eres inútil, todo lo contrario piensa en que existen puntos a mejorar pero que de igual manera estás apto para cualquier trabajo, por ello sigue buscando y al final del día lo obtendrás.

Cuando se trata de un proyecto, idealiza cómo sería realizarlo y emprenderlo solo, es allí donde te darás cuenta que no todos piensan igual y que esa es la razón por la que no fue aceptado.

De nada vale pasar horas o días mal, cuando sabemos que esa situación no puede cambiar, has de tu vida una historia de éxito construida desde las cenizas y la superación, ayuda a que lo que a ti te motivó, motive a los demás.

Artículos Relacionados

Busca personas por RENIEC con su DNI