Puma y Adidas: los hermanos que se odiaban

Esta es la historia de los hermanos Adolf y Rudolf Dassler, fundadores de las dos mayores marcas de calzado deportivo del mundo, Adidas y Puma, quienes se enzarzaron toda su vida en una frenética batalla comercial que se extendió a sus hijos y nietos.

 Actualmente, estas dos marcas de fama mundial cuentan con millones de jóvenes consumidores que se personifican con sus ídolos deportivos a través de sus productos.

Hermanos de sangre Si bien es cierto que se asegura que no existe un amor igual al de dos hermanos puedan expresar , en el caso de los alemanes Adolf y Rudolf…

Ver artículo completo

hermanos

Esta es la historia de los hermanos Adolf y Rudolf Dassler, fundadores de las dos mayores marcas de calzado deportivo del mundo, Adidas y Puma, quienes se enzarzaron toda su vida en una frenética batalla comercial que se extendió a sus hijos y nietos. Actualmente, estas dos marcas de fama mundial cuentan con millones de jóvenes consumidores que se personifican con sus ídolos deportivos a través de sus productos.

Hermanos de sangre

Si bien es cierto que se asegura que no existe un amor igual al de dos hermanos puedan expresar , en el caso de los alemanes Adolf y Rudolf Dassler, es todo lo contrario, ya que protagonizaron una lucha sin escrúpulos debido a la gran competencia que sentían para posicionar sus marcas, Puma y Adidas, a la cima del éxito mundial.

La historia cuenta que fue en el año 1926 cuando los hermanos Dassler confeccionaban pantuflas y zapatillas en una fábrica llamada “Gerbüder Dassler Schuhfabrik” en Herzogenaurach, una pequeña ciudad alemana dividida por algo más que el río Aurach.

Allí, ellos se complementaban muy bien: Adolf era el introvertido, mientras que Rudolf era bueno en las relaciones públicas.

Por aquella época sus productos aún no tenían marca, pero por su buena calidad llegó a oídos de Josef Waitzer, entrenador del equipo alemán de atletismo, quien logró colocar sus productos en la villa olímpica de los Juegos de Berlín de 1936.

A partir de entonces, el negocio se vio fortalecido aún más con la instauración del nazismo en Alemania, pues Adolf Hitler veía al deporte como el método ideal para alcanzar la “perfección aria”.

Adolf Dassler, creador de Adidas

Pero, la Segunda Guerra Mundial enfrentó a los dos hermanos ya que Hitler ordenó que la fábrica de los Dassler se convirtiera en un taller de repuestos de tanques. Mientras que Adolf se resistió a unirse al ejército, Rudolf defendió la causa nazi con las tropas de Sajonia.

Al final de la guerra, Adolf pudo retomar el control de su empresa, mientras que su hermano se mudó a otro pueblo para abrir una fábrica pequeña luego de ser denunciado por su propio hermano de ser simpatizante de Hitler.

De este cisma nacieron dos grandes marcas: Puma (1948) fundada por Rudolf y Adidas, nacida de la mano de Adolf en 1949. Desde ese momento ambas marcas se enfrentarían en una guerra de marketing y publicidad sin cuartel.

Lee también: El estudiante que dormía en Starbucks y ahora gana US$ 10 millones

Guerra de marcas

La primera victoria fue para Adolf en el Mundial de Suiza de 1954. Rudolf menospreció al entrenador alemán Sepp Herberger, por lo que Adidas logró la exclusividad del contrato para fabricar un calzado especial para evitar resbalones durante la lluvia.

Lo cierto es que durante el partido contra la selección húngara, bajo una tormenta, se probó la eficacia de su calzado, ya que los alemanes ganaron por 3-2 sobre los magiares.

Pero eso no es todo. La encarnizada rivalidad continuó con los hijos de los hermanos. Horst, el hijo mayor de Adolf y heredero de Adidas, logró bloquear los cargamentos de Puma con el objeto de vender exclusivamente sus zapatillas en la Villa Olímpica en México 68.

Por otro lado, Armin, hijo de Rudolf, logró fama cuando un joven jugador de fútbol brasilero, conocido como Pelé, usó uno de sus modelos de calzado en el Mundial de México 70.

Sin duda, un odio encarnizado que los llevó hasta la tumba. El 6 de septiembre de 1976 falleció Rudolf y 4 años después, Adolf murió cuya tumba fue colocada lo más lejos posible de la de su hermano.

Rudolf Dassler, fundador de Puma

Para 1990, la compañía Adidas fue vendida al empresario francés Bernard Tapie y dos años después se declaró en quiebra. También Puma fue comprado por PPR, una multinacional francesa.

Las dos marcas serían relanzadas después para las nuevas generaciones convirtiéndose en símbolo de deporte y fidelidad de marca.

Irónicamente, el único miembro de la familia Dassler que sigue involucrado con estos dos colosos de marca deportiva es Frank Dassler, nieto del fundador de Puma… ¡y que hoy trabaja para Adidas!

Te pueden interesar estos artículos:

The Life is Good, el negocio que ve el “lado bueno de la vida”

Blake Lively, la emprendedora de Hollywood

Vía: soyentrepreneur
Foto: barcin.com

Articulos Relacionados