La historia de Gandhi y su profesor

Mahatma Gandhi , el padre de la India independiente, quien hace 68 años fue aesinado por un nacionalista radical religioso, es uno de los grandes personajes de la historia que es una fuente inagotable de anécdotas muy singulares.

Ver artículo completo

Esta historia por inverosímil que parezca, nos demuestra lo importante de tener una mente hábil, pues con ella podremos responder de manera inmediata a cualquier problema que se nos presente en la vida.

Mahatma Gandhi, el padre de la India independiente, quien hace 68 años fue aesinado por un nacionalista radical religioso, es uno de los grandes personajes de la historia que es una fuente inagotable de anécdotas muy singulares.

Precisamente, el entonces nominado a cuatro veces al Premio Nobel de la Paz, ofrece una historia de gran reflexión de la que se puede emprender para una repuesta inmediata ante cualquier  problema que se presente en la vida.

Cuando estudiaba Derecho en la Universidad de Londres, un profesor de apellido Peters le tenía animadversión, pero el alumno Gandhi de 18 años, nunca le bajó la cabeza y eran muy comunes sus encuentros:

Se cuenta que un día el profesor Peters estaba almorzando en el comedor de la Universidad, cuando se aparece el joven Gandhi con su bandeja y se sienta a s lado:

El profesor altanero, le dice:

–  “Señor Gandhi , usted no entiende. . . Un puerco y un pájaro, no se sientan a comer juntos”.

A lo que contesta Gandhi:

– “Esté usted tranquilo profesor…yo me voy volando”, y se cambió de mesa.

Te puede interesar: 23 frases de Gandhi que te pueden cambiar la vida

El señor Peters verde de rabia, decide vengarse en el próximo examen, pero el alumno responde con brillantez a todas las preguntas. Entonces le dice lo siguiente:

-“Señor Gandhi, Ud. está caminando por la calle y se encuentra con dos bolsas, dentro de una de ellas está la sabiduría y en la otra mucho dinero, ¿cuál de los dos se lleva?”.

Gandhi responde sin titubear:

-“¡Claro que el dinero profesor!”

El profesor Peters, sonriendo socarronamente, le dice:

-“Yo, en su lugar, hubiera agarrado la sabiduría… ¿no le parece?”

-“Cada uno toma lo que no tiene”, le replica el alumno.

El profesor Peters, ya histérico, escribe en la hoja del examen:

¡Idiota! Y se la devuelve al joven Gandhi, quien toma la hoja y se sienta.

Al cabo de unos minutos se dirige al profesor y le dice:

-“Señor Peters, usted me ha devuelto mi hoja de examen, pero no me ha puesto la nota, sólo la ha firmado”.

Vía: fenixnews.com

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Sobre Pedro O 28414 Artículos
Editor en Pymex desde 2014

Artículos Relacionados