9 absurdas ideas de negocio que los volvieron millonarios

Estas son las nueve empresas por las que en principio nadie daba un centavo pero que con el tiempo terminaron por convertirse en un negocio rentable convirtiendo millonarios a sus creadores.

Ver artículo completo

Estas son las nueve empresas por las que en principio nadie daba un centavo pero que con el tiempo terminaron por convertirse en un negocio rentable convirtiendo millonarios a sus creadores.

Ideas de negocios absurdos que se volvieron millonarios:

1. Un sitio web para infidelidades:

Ashleymadison.com es un sitio web de citas que tiene una diferencia, sólo acepta a las personas casadas, o a contactos que quieran salir con personas comprometidas. El lema del sitio es: “La vida es corta, ten una aventura”. El fundador del sitio es Noel Biderman, un abogado que curiosamente es un hombre felizmente casado. Aunque su misión puede ser percibida como muy mala, el que este sitio tenga a 3,2 millones de miembros sugiere que también está haciendo algo bueno.

2. Recoger excrementos de perro:

El pionero más conocido en el negocio de recoger el excremento de su mascota es Mateo Osborn, que dirige Pooper-Scooper.com. Osborn comenzó en 1987 cuando abrió Pet Butler en Columbus, Ohio. En ese momento Osborn estaba trabajando en dos empleos, ganaba menos de US$12 por hora en cada uno. Era casado, tenía una hija y otro hijo en camino. Desesperado por hacer algo de dinero extra, se enteró que había cerca de 100.000 perros con sus desperdicios en las 15 millas aledañas a su casa. El negocio despegó lentamente. Hoy en día es la empresa de servicios de eliminación de desechos de mascotas más grandes y que tiene cerca de 3.000 clientes.

3. Vender mermelada de su abuela:

Aunque la mayoría de los empresarios exitosos hacen dinero con la construcción de sitios web populares, Fraser Doherty creó su imperio mediante una forma más tradicional. Fraser comenzó a hacer mermelada a la edad de 14 años a partir de la receta de su abuela. A los 16 dejó la escuela para trabajar en su negocio de tiempo completo. Así que SuperJam vende ahora alrededor de 500.000 frascos al año, y en la actualidad cuenta con el 10 por ciento del mercado en el Reino Unido.

4. Vender “huesitos de la suerte”:

La compañía LuckyBreak fue fundada por Ken Ahroni, con la intención de traer más oportunidades a las personas que piden deseos en el día de Acción de Gracias. La empresa se especializa en la producción de la fúrcula, un hueso en forma de horquilla, más conocido como el ‘hueso de la buena suerte’. LuckyBreak tiene una producción estimada de 30.000 unidades por día y los huesos recaudan US$5 millones anualmente.

5. Con almohadas para microondas:

Kim Levine inventó Wuvit, unas bolsas pequeñas que vienen en diferentes diseños y proveen calor húmedo y penetrante. Kim descubrió que si metía maíz dentro de la tela, la cosía y colocaba al microondas, tenía como resultado una tibia almohada relajante. Se atrevió a crear esta simple idea con su máquina de coser y así nació su imperio multimillonario. Empezó distribuyendo su producto a los almacenes locales y muestras de manualidades, pero su mayor golpe de suerte ocurrió cuando la tienda por departamentos Saks decidió vender el producto en sus locales.

6. Vender gafas para perros:

¿Gafas para un perro? Suena absurdo. Pero no lo fue para Roni Di Lullo. En 2012, ella trabajaba como programadora para Hewlett-Packard, y sospechaba que su querido perro Midknight sufría de algún tipo de problema porque cada vez que jugaban a atrapar el frisbee con él en el parque, rara vez lograba hacerlo; parecía muy sensible a la luz solar.

Así que Roni decidió modificar unos lentes deportivos para que estuvieran a la medida de su mascota. Pero, eso no fue todo: decidió crear un sitio web para que Midknight pudiera modelar sus lentes nuevos. Para su sorpresa, el sitio web empezó a recibir peticiones de dueños de perros de todo el país, por lo que creó su su empresa Doggles.

7. Vender cartuchos de impresoras:

El padre Bernard McCoy es el director general de LaserMonks.com, un comercio minorista de Internet dedicada a la venta de cartuchos de impresora con descuento, además de otros equipos de oficina. Los clientes incluyen a personas e iglesias, junto con gigantes como Morgan Stanley y el Servicio Forestal de los Estados Unidos.La idea de LaserMonks.com vino del Padre McCoy un día, cuando su impresora no tenía tinta. Él buscó un nuevo cartucho, pero no pudo encontrar uno con precios razonables. Hoy los monjes afirman haber atendido a más de 50.000 clientes y procesado 200 a 300 pedidos diarios para oficinas y escuelas.

8. Vender pixeles en página web:

Alex Tew es un joven de 21 años que tuvo la idea de vender píxeles en su página en Internet con un millón de píxel ‘vacíos’. Se podían comprar, a un dólar cada uno, en bloques de cien (10×10 píxeles). Cuatro meses más tarde sólo le quedaba un bloque por vender. Ahora es millonario. Tew se compromete a que todo el que haya comprado un espacio en “The Million Dollar Homepage” lo mantendrá para siempre en la página. Uno de los objetivos principales de su creador es hacer que la página pase a ser parte de la historia en Internet.

9. Con diseños de MySpace:

Una adolescente tuvo el instinto para elaborar un sitio llamado WhateverLife en el que ofrecía diseños de MySpace y tutoriales gratuitos. Sus números ahora son impresionantes. La joven de 17 años, que abandonó la escuela secundaria, ha ganado más de US$2 millones. Fue dueña de un sitio web que atraía a más de 7 millones de visitantes al mes con 60 millones de páginas vistas.

Fuente: Xataka

Artículos Relacionados