Este es el “agujero negro de Europa”, un país que no existe

Probablemente las Naciones Unidas no reconozcan la independencia del país, pero 500.000 transnistrianos merecen salir de la sombra.

Ver artículo completo

¿Nunca has escuchado de Transnistria? Está bien, porque no sólo nadie los conoce, sino que tiene diferentes nombres que nadie conoce.

Por ejemplo, su nombre formal es República Moldava Pridnestroviana, Pridnestrovia o Transnistria. Pero no importa el nombre con el que se refiera a ella.

Se trata de una región separatista de la región de Moldavia, un país entre Rumania y Ucrania, que ha estado luchando por ser reconocida durante los últimos 27 años. 

En 1990, el pequeño estado —con un área de aproximadamente 200 kilómetros cuadrados— declaró su independencia de Moldavia, después de que dicho país se liberara con el hundimiento de la Unión Soviética.

Es una región donde habitaba un gran porcentaje de población rusa quienes pretendían crear un país que continuara siendo miembro de la URSS.

2 Años de Guerra

Después de dos años en guerra, el Gobierno moldavo ofreció al país reconocimiento limitado como “unidad territorial autónoma”, con cierto control sobre su economía.

Actualmente, aunque posee gobierno, moneda y ejército propios, Transnistria sobrevive gracias a los préstamos de Rusia, pero no ha sido oficialmente reconocido por las Naciones Unidas.

Con una población de unos 133.000 habitantes, la capital de Transnistria es la ciudad de Tiráspol y fue fundada en 1792 por el Mariscal de Campo ruso, Aleksandr Suvórov. La autoproclamada república no tiene salida directa al mar, aunque su frontera sur está muy cerca del mar Negro.

¿Quiénes habitan Transnistria?

Los moldavos, rusos y ucranianos representan partes casi iguales en la población de la zona: un 32,1%, 30,4% y 28,8%, respectivamente.

También un 2,5% de la población son búlgaros. De esta manera, la población eslava constituye un 62% del total de sus habitantes.

Las autoridades de la república emplean tres idiomas oficiales: ruso, moldavo y ucraniano. No obstante, el idioma de la administración, en su mayoría, es el idioma ruso. Su moneda es el Rublo transnistrio.

El idioma moldavo es considerado como un dialecto del rumano, lengua romance emparentada con el idioma español. En el territorio de Transnistria el moldavo se escribe con alfabeto cirílico a diferencia del resto de Moldavia, donde se utiliza el alfabeto latino desde los años noventa.

Te puede interesar: Ocho lugares asombrosos del mundo que desaparecerán

Si bien la gente de Transnistria parece estar emocionada por unirse a Rusia, también son muy fieles al hecho de controlar su propio destino.

En 1989 votaron a favor de la creación de la República Socialista de Moldavia. En 1991 votaron a favor de permanecer en la Unión Soviética. Luego hicieron otro voto en 1991 para convertirse en nación independiente, fuera de la Unión Soviética.

En 1995 votaron para permitir que las tropas rusas permanecieran en el país. Y de nuevo, se hizo otro voto en 1995 para acordar aspectos de la independencia.

Después, en 2006 hubo un referéndum de independencia dirigido a otros. Con esto son seis votaciones por independencia, dependencia, interdependencia, y codependencia en los últimos 25 años.

Actualmente, este país parece anclado en la antigua era soviética. De hecho, desde el principal edificio parlamentario puede verse perfectamente una estatua de Lenin, la moneda transnistriana contiene imágenes de los generales soviéticos, y casi en todas las casas y en el edificio oficial del Gobierno hay un retrato de Stalin. Para los forasteros, el país parece un museo soviético al aire libre.

Vía: Infobae

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Sobre Pedro O 28469 Artículos
Editor en Pymex desde 2014

Artículos Relacionados