Argentino diseña refugio para desastres naturales que asombra al mundo

Espaciosos, económicos, de material resistente y de simple armado son los refugios para desastres naturales Cmax System del diseñador argentino Nicolás García Mayor, un proyecto con el logró la bendición del Papa Francisco y la atención admirada de la ONU por el que fue reconocido dentro de la lista de los 10 jóvenes más destacados del 2014.

¿Cómo lograr mejorar la calidad de vida de las personas damnificadas por conflictos bélicos y catástrofes naturales por medio de una acertada planificación contra este tipo de desastres? Esta fue la pregunta que le quitaba el sueño a Nicolás en el 2011, cuando buscaba…

Ver artículo completo

Espaciosos, económicos, de material resistente y de simple armado son los refugios para desastres naturales Cmax System del diseñador argentino Nicolás García Mayor, un proyecto con el logró la bendición del Papa Francisco y la atención admirada de la ONU por el que fue reconocido dentro de la lista de los 10 jóvenes más destacados del 2014.

¿Cómo lograr mejorar la calidad de vida de las personas damnificadas por conflictos bélicos y catástrofes naturales por medio de una acertada planificación contra este tipo de desastres?

Esta fue la pregunta que le quitaba el sueño a Nicolás en el 2011, cuando buscaba el tema de su tesis de grado para titularse como Diseñador Industrial en la Universidad Nacional de La Plata.

La verdad es que siempre Nicolás había deseado diseñar un proyecto don el objeto de “poner su granito de arena” a una importante problemática social y aunque sus maestros le dijeron que era una cosa muy difícil y que podría tardar años en egresar, este decidido joven se arriesgó pensando que era el momento preciso.

Nicolás estuvo impactado al ver cómo vivían las personas afectadas por alguna catástrofe natural donde perdieron sus casas y seres queridos; viéndose obligados a improsivar carpas instaladas en suelos húmeros y muchas veces con barro estando expuestos a todo tipo de enfermedades.

Sin duda que ésta es una cruda realidad que afecta a millones de personas en todo el mundo, día a día, por lo que el joven diseñador decidió tomar al “toro por las astas” y hacer algo al respecto. Además, de manera especial el tema de la vivienda le afectó a Nicolás, ya que vivió 2 años en la sala de radiología de una clínica abandonada porque no tenía dinero para pagar el alquiler de un apartamento.

Así es como vino al mundo Cmax System, que es un sistema de refugios de emergencia que ofrece asistencia habitacional a las personas que no tienen hogar que han sido afectadas por catástrofes naturales tales como ciclones, tsunamis, inundaciones, pandemias, terremotos, conflictos bélicos y otros conflictos.

Lee: ¿El Perú debe prepararse para un terremoto como el de Nepal?

Aplaudido por la ONU y bendecido por el Vaticano

Luego de egresar de Diseño Industrial, Nicolás y continuando trabajando en su empresa Ar estudio, que solucionaba problemas de diseño de forma interdisciplinaria, Cmax System quedó a un lado, pues no se pudo encontrar financiamiento. Y ciertamente frustrado, Nicolás decidió continuar con su empresa, dejando este sueño por la nevera por un tiempo.

Hasta que el año 2003 lo llamaron de España para trabajar en Barcelona con la tarea básiva de desarrollar y diseñas nuevos productos para diversas empresas y gobiernos europeos, convirtiéndose en un exitoso alto ejecutivo a sus 23 años.

Pero luego de año y miedo, Nicolás se acordó de Cmax System descubiendo que con el desarrollo de tal proyecto fue feliz, por lo que decidió regresar Argentina para estar al frente de sus empresas y mis proyectos empezando prácticamente de cero.

Así que Nicolás retomó su empresa Ar estudio, contratando a un equipo de jóvenes emprendedores comprometidos con el aspecto social y humanitario. Paralelamente continuó luchando para reflotar el proyecto Cmax System y recién en el 2013, la Cancillería argentina lo llamó para que participe en el Foro Internacional para el Desarrollo de la Ayuda Humanitaria en Washington.

Fue un evento donde se reunieron diversas organizaciones internacionales como la ONU y la Cruz Roja. Lo sorprendente para Nicolás es que su proyecto impresionó a todo el mundo, y así fue como consiguió el decidido apoyo de organizaciones internacionales, gobiernos y de la ONU, organización que le pidió que exponga su proyecto como tema de apertura de las Asambleas Generales de la ONU en septiembre del 2013.

Luego de su exitosa presentación en Nueva York, la ONU le encargó 500 mil unidades de Cmax. Pero eso no es todo. El invento de ayuda humanitaria llegó a oídos del Papa Francisco, quien lo invitó al Vaticano para conversar sobre el proyecto y felicitarlo por su esfuerzo para con los más necesitados. El Sumo Pontífice le dijo que “el proyecto ya estaba bendecido por Dios”.

refugios

Refugio contra desastres naturales

Este invento, que combina las mejores características de un tráiler y una carpa, consta de refugios de emergencia con capacidad para 10 personas que se pueden instalar en cualquier tipo de superficie, con unidades sanitarias, incluyendo además comida, frazadas, agua, linternas; entre otros materiales de utilidad en tales circunstancias de emergencia.

Tales como sillas, una mesa desplegable, sillas y kits de supervivencia que llevan purificadores de agua, linterna, bolsas de dormir, radio solar, mosquiteros, kit de primeros auxilios, mosquiteros y comida no perecible. Y para los niño, lápices de colores, cuadernos, regla, libro para colorear, goma de borrar y sacapuntas.

Otro detalle es que el Cmax está elevado unos 20 centímetros del piso para evitar los suelos húmedos, la suciedad, el frío y los gérmenes y, cuyas patas telescópicas, se adapta a cualquier ambiente y tipo de suelo.

Lo importante también es que Cmax System puede ser desplegado en pocas horas luego de una catástrofe y emergencia, sin la necesidad de usar grúas o herramientas donde so,amnente se necesita dos personas para que armen este refugio en 11 minutos, debido a su diseño liviano y eficiente, además que soportan fuertes vientos, son impermeables y de fácil transporte.

Estos módulos son de rígida estructura fabricado de aluminio, polipropileno y tela de poliéster; y dos alas de material flexible que al ser desplegadas cuadriplican su tamaño. Además, los mismos módulos pueden unirse entre sí por lo que pueden armarse escuelas y hospitales.

Actualmente el invento de este joven diseñador argentino se encuentra en pleno proceso de producción, cuya empresa en Argentina da trabajo a más de 300 personas. También para este 2015, Cmax System abrirá una planta en Dubai donde la etapas de testeo y prototipo están en prueba para fabricarlos los módulos a gran escala.

Este invento de Nicolás le puso el nombre Cmax System, en honor a su hermano menor, Carlos Maximiliano y que en el 2013, con solo 35 años, fue reconocido por la organización Junior Chamber International (JCI TOYP), relacionada a las Naciones Unidas, como uno de los “10 Jóvenes Sobresalientes 2014” en el rubro “Contribución a la niñez, la Paz mundial y los Derechos Humanos”.

Sin duda, todo un triunfador con alma social.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=zhqhMzHQS4c?rel=0&showinfo=0]

Vía: lanueva.com
Foto: cordobatimes.com

Articulos Relacionados