Aprende cómo prevenir y detectar enfermedades crónicas

Nuestros más antiguos antepasados tuvieron una corta vida por lo que no había tiempo para que desarrollen las “modernas” enfermedades crónicas. Y se piensa que los primeros problemas de salud que enfrentaban los llamados “protomédicos” fueron traumas y heridas por la hostilidad del medio ambiente. Pero con el paso del

Ver artículo completo

enfermedades

Nuestros más antiguos antepasados tuvieron una corta vida por lo que no había tiempo para que desarrollen las “modernas” enfermedades crónicas.

Y se piensa que los primeros problemas de salud que enfrentaban los llamados “protomédicos” fueron traumas y heridas por la hostilidad del medio ambiente.

Pero con el paso del tiempo, ocurrieron cambios importantes en aquellas sociedades primitivas, siendo el más importante el desarrollo de la agricultura (12,000 años atrás), que permitió el sedentarismo y el desarrollo de ciudades como Cusco, caral o Teotihuacan, que se calcula tenía más de 100,000 habitantes.

Con el surgimiento de las ciudades comenzó la convivencia de grandes grupos humanos, con las que se desarrollaron enfermedades infecciosas y parasitarias. Se calcula que la sobrevida del ser humano era solo de 25 años en aquellas épocas primitivas.

Lo cierto es que las grandes ciudades trajeron como consecuencia serios problemas con la salud pública, ante la ausencia de agua potable, hacinamiento, etc. que originaron que surgieran las grandes plagas que cobraron millones de víctimas.

En esa época no solamente se produjeron las grandes epidemias de peste y cólera, sino que la grave desnutrición y el hacinamiento de la población hicieron posible que la diarrea, tuberculosis y otras enfermedades infectocontagiosas causen la pérdida de millones de vidas.

Lee también: Conoce las 4 enfermedades que produce el trabajo

Fue así como aparecieron los primeros hospitales, que en el siglo VII, en Constantinopla, tenían ya salas para hombres y mujeres e incluso áreas separadas para “especialidades”. Progresivamente, los hospitales fueron evolucionando hasta convertirse en lo que hoy representan.

Lo cierto es que con el desarrollo progresivo de la medicina y la salud pública fue posible que el ser humano casi doble su expectativa de vida de 41 años en 1900 a 80 años en el 2000.

Esos logros han sido posibles gracias al desarrollo de vacunas que han controlado numerosas enfermedades infecciosas, la aparición de antibióticos, sistemas de alcantarillado, la refrigeración de los alimentos, el agua potable y el simple lavado de manos.

Surgen las enfermedades crónicas

Pero el ser humano al alargar su vida se tuvo “más tiempo” para desarrollar un nuevo tipo de enfermedades: las enfermedades crónicas o “modernas”, las cuales constituyen la primera causa de muerte en el mundo. Algunas de estas son las enfermedades del corazón, infartos cardíacos, presión alta, diabetes, cáncer, derrames cerebrales, artritis y enfermedades pulmonares crónicas.

En la actualidad, cinco enfermedades son las causantes de dos terceras partes de las muertes en muchos países del mundo:

  1. Enfermedades del corazón
  2. Cáncer
  3. Derrames cerebrales
  4. Diabetes mellitus
  5. Enfermedades pulmonares crónicas.

Esas enfermedades crónicas tienen dos importantes características desde el punto de vista práctico: cuando empiezan, son silenciosas y traicioneras (es decir no tienen síntomas) y pueden prevenirse o detectarse precozmente.

prevencion

Tres tipos de prevención

Cuando uno habla de prevención de enfermedades, en realidad se está refiriendo a tres tipos de prevención:

1. Prevención primaria

Consiste en evitar que el agente causante de enfermedad, se ponga en contacto con el organismo. No fumar o no dejar que fumen delante de nosotros es un ejemplo de esa prevención primaria. Otros ejemplos son la alimentación saludable, protegerse de los rayos ultra violetas y vacunarse contra el virus papiloma humano (VPH).

2. Prevención secundaria

Es lo que se llama despistaje, basado en el concepto que muchas enfermedades tienen un largo período de desarrollo y sus inicios no presentan síntomas. Al descubrir la enfermedad antes que se desarrolle, mediante exámenes específicos, es posible curarla con índices muy altos de curación. Ejemplos son la detección precoz del cáncer de las mamas, del intestino grueso, del cuello uterino, de la próstata, de la diabetes mellitus, y las enfermedades del corazón.

3. Prevención terciaria

Es cuando se impide que una enfermedad ya tratada pueda provocar complicaciones por sus secuelas. Ejemplos son la rehabilitación de un paciente que ha tenido un derrame cerebral o un infarto cardíaco o de un paciente que ha sobrevivido al cáncer.

En la actualidad, muchos países en desarrollo, incluido el Perú, están atravesando un fenómeno muy curioso: no están terminando de controlar las enfermedades infecciosas del pasado, pero ya están mostrando altos índices de las enfermedades crónicas de sociedades modernas más afluentes.

No es raro entonces encontrar en Perú niños pobres con obesidad y desnutrición y adultos mayores con enfermedades del corazón y cáncer.

Te puede interesar: Prevenir antes que lamentar: lesiones en el trabajo

La idea es que siguiendo los próximos cuatro consejos básicos, se pueda prevenir y detectar una enfermedad crónica y pueda llegar a viejo, lo más joven posible.

  • Alimentándose saludablemente. Comer de todo en porciones pequeñas, prefiriendo alimentos de origen vegetal.
  • Practicando treinta minutos de actividad física diaria.
  • No fumando cigarrillos ni dejando que fumen delante de usted.
  • Visitando anualmente a su médico para hacerse las pruebas de detección necesarias de acuerdo a su edad y riesgo.

Mira este video: ¿Qué son las enfermedades crónicas y por qué es importante tratarlas?

Vía: piensaprofuturo.com
Foto: encontactomagazine.com

Artículos relacionados:

Sobre Pedro O 28319 Artículos
Editor en Pymex desde 2014

Artículos Relacionados