Las ranas y el pozo seco


Una fábula de Esopo, "Las ranas y el pozo seco", que nos enseña a proyectar nuestras acciones y pensar antes de hacer.

Cuentan que vivían dos ranitas en un bello pantano.

De repente llegó el verano y todo el pantano se secó.

Entonces ambas decidieron salir de allí para buscar otro•••

Ver artículo completo

Una fábula de Esopo, “Las ranas y el pozo seco”, que nos enseña a proyectar nuestras acciones y pensar antes de hacer.

Cuentan que vivían dos ranitas en un bello pantano. De repente llegó el verano y todo el pantano se secó. Entonces ambas decidieron salir de allí para buscar otro lugar donde pudieran tener agua. Durante la búsqueda, en el camino encontraron un profundo pozo lleno de agua. Al verlo, una de ellas le dijo a la otra:

– Amiga, ¡bajemos a ese pozo! ¡Está lleno de agua!

La otra le contestó: Podríamos, pero ¿qué pasaría si se secara el agua de este pozo? ¿Cómo subiremos luego?

Lee también: La cigarra y la hormiga

Moraleja

Antes de hacer algo, pensemos bien la situación ahora y después. ¿Qué pasaría si se secara el agua de ese pozo y las ranitas estuvieran dentro? Es un hecho que morirían en su intento por salir de allí. Seamos cautos y antes de emprender una acción analicemos bien y pensemos en las consecuencias que pueden traer dicha acción. Como emprendedores esta fábula nos cae muy bien pues nos enseña a tener paciencia, a ser precavidos y saber proyectar nuestros negocios. Ahora puede ir bien, pero, ¿qué pasará después? Hay que tomar decisiones pensando muy bien. Bien lo decía Descartes, “cogito ergo sum” (pienso, luego existo).

Otras fábulas:

Articulos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion