La fábula hindú del tigre que se creía oveja

Se dice que todos nacemos tigres, pero se vive como ovejas que se quejan de todo pero no hacen nada por salir de su zona de confort y cambiar su vida, por cambiar su mundo.

Ver artículo completo

Esta es una historia que cuenta como somos lo que creemos que somos y no lo que verdaderamente somos, y como eso condiciona nuestras vidas.

Se dice que todos nacemos tigres, pero se vive como ovejas que se quejan de todo pero no hacen nada por salir de su zona de confort y cambiar su vida, por cambiar su mundo.

Así que dentro del mundo emprendedor, ¿tú quien eres?

En un lugar de la India una tigresa estaba atacando un rebaño de ovejas cuando se puso de parto y dio a luz un hermoso cachorrito. Poco después murió.

El cachorrito fue adoptado por el rebaño y creció feliz, creyendo que era una oveja más del mismo. Así comía hierba, balaba y retozaba tiernamente en los campos. Vivía apaciblemente con su familia adoptiva desconociendo su verdadera naturaleza hasta que un día el rebaño fue atacado de nuevo por un tigre que se sorprendió de encontrarlo allí y le pregunto:

– ¿Cómo es posible que actúes como un oveja? ¡Tú eres un tigre!

El tigre-oveja simplemente baló asustado por encontrarse con un animal tan fiero.

Así que el tigre decidió llevarlo a un lago cercano para que su reflejo le convenciera de que no era una oveja, sino un tigre.

El tigre oveja vio su reflejo en el agua, tan parecido al del tigre… pero nada cambio. Seguía convencido de que era una oveja y muy asustado por estar alejado de su antiguo rebaño y en presencia de un animal tan libre, independiente e instintivo.

El tigre se fue a cazar y al llegar la noche volvió a darle un trozo de carne de su presa a su nuevo compañero, pero este no quiso comer, horrorizado por el ofrecimiento.

Entonces el tigre lanzo un increíble rugido que se oyó en todo el valle y ordeno al tigre-oveja que comiera.

Este asustado baló levemente y le dio un bocado a la carne. Entonces su cuerpo reaccionó y sintió su naturaleza real.

Y así fue como descubrió su instinto perdido por la educación e identificación dentro del rebaño que le había acogido al nacer.

Te puede interesar: La fábula china del caballo perdido

Moraleja

Esta es una fábula que muchos necesitan reflexionar sobre qué, quienes somos, cómo vivimos y para qué estamos aquí. Muchas veces la educación nos hace alejarnos de nuestra verdadera naturaleza.

Lo hacemos buscando el aprecio y la protección de nuestro entorno, del que dependemos material y afectivamente cuando nacemos. Así se construye el ego con el que nos identificamos.

Pero a lo largo de nuestra vida se puede ir descubriendo que lo enseñado ya no es tan útil y aporta sufrimiento. Así que se descubrirá que la realidad no encaja con lo que se creía pero todavía es muy difícil que algo cambie.

Sólo atravesando el miedo y entregándonos a la experiencia se puede reencontrarse con uno mismo. En esto consiste la esencia de la verdadera terapia para lograr el éxito.

Vía:psicokairos.es

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Sobre Pedro O 28349 Artículos
Editor en Pymex desde 2014

Artículos Relacionados