La fábula de la liebre y la tortuga


Esta es la famosa y archiconocida historia de la liebre y la tortuga.

Volvámosla a leer y pongámosle el punto de vista desde un emprendedor.

.

.

¿Qué nueva lección nos llevamos de esta reflexión? Érase una vez una liebre que andando por el bosque se encontró con la tortuga.

Al verla,•••

Ver artículo completo

Esta es la famosa y archiconocida historia de la liebre y la tortuga. Volvámosla a leer y pongámosle el punto de vista desde un emprendedor… ¿Qué nueva lección nos llevamos de esta reflexión?

Érase una vez una liebre que andando por el bosque se encontró con la tortuga. Al verla, se empezó a reír y burlar de sus patas cortas y de la manera lenta en que se movía. La tortuga, de más edad y sabiduría le dijo a la liebre: “Tal vez seas muy veloz, pero si hacemos una carrera, estoy seguro de ganarte”. La liebre sorprendida se rió y le dijo: “Ok, acepto la apuesta”. Pactaron que la carrera sería en dos días.

Se encontraron en el sitio acordado y empezó la carrera. La tortuga iba a paso lento y la liebre la pasó a gran velocidad. Al ver que la tortuga aún estaba muy lejos de la meta, la liebre dijo: “Tomaré una siesta porque hasta que la tortuga llegue… ufff, falta mucho”. Pasados algunos minutos, la liebre despertó y al abrir los ojos no lo pudo creer, vio a la tortuga pasando la línea de la meta.

Reflexión

Como emprendedores tenemos que saber que esta carrera de iniciar un negocio propio no es una cuestión de velocidad pues no hay caminos correctos, ni fórmulas mágicas que nos lleven a la meta deseada. Si tenemos un exceso de confianza en nuestras habilidades, cuidado, no nos vaya a pasar como a la liebre que a pesar de tener todas las de ganar por sus patas largas y su velocidad, se confió y literalmente, se durmió. Seamos trabajadores persistentes, perseverantes y pacientes como la tortuga. Sigamos paso a paso nuestro camino hasta el éxito.

Vía: SoyEntrepreneur


Articulos Relacionados

Sobre Pedro O 32387 Artículos
Editor en Pymex desde 2014