La enseñanza de una competencia de niños en África

El otro día encontré en el muro de facebook de un amigo esta linda historia y la quise compartir aquí pues lleva una gran enseñanza. Lee con atención y llévate una buena reflexión con: “La competencia”. Cuenta la historia que un antropólogo que estaba haciendo investigaciones en una tribu africana,

Ver artículo completo

El otro día encontré en el muro de facebook de un amigo esta linda historia y la quise compartir aquí pues lleva una gran enseñanza. Lee con atención y llévate una buena reflexión con: “La competencia”.

Cuenta la historia que un antropólogo que estaba haciendo investigaciones en una tribu africana, propuso a los niños de esta un juego. A lo lejos él había dejado una canasta llena de frutas cerca a un gran árbol y les dijo a los niños: “El primero que llegue a alcanzar la canasta, ganará todas las frutas”. Los niños se prepararon y cuando dio la señal para que corrieran, todos ellos se tomaron de las manos y corrieron juntos. A los pocos segundos, los pequeños estaban sentados juntos disfrutando del gran premio. El antropólogo sorprendido por la reacción de los niños preguntó: “¿Por qué corrieron así? Si uno solo pudo haber ganado todas las frutas…” A lo que ellos respondieron: “Ubuntu, ¿cómo uno de nosotros podría ser feliz con las frutas si todos los demás están tristes?”

Reflexión

Ubuntu es una regla de ética que mantienen muchos pueblos de Africa. Está enfocada en la lealtad y la relación positiva entre las personas. Esta palabra que proviene de las lenguas zulú y xhosa, según los estudiosos, podría traducirse como: “Yo soy porque nosotros somos”.

Las personas que se rigen por esta filosofía de vida: Ubuntu, es abierta y está lista para dar, respaldar, apoyar a sus hermanos. Según Desmond Tutu, líder pacifista sudafricano y Premio Nobel de la Paz por luchar contra el apartheid, la persona con ubuntu no se siente amenazado cuando otros son capaces y son buenos en algo, porque está seguro de sí mismo pues sabe que pertenece a una gran totalidad, que decrece cuando otras personas son humilladas, menospreciadas.

¿Qué tal si aplicamos la filosofía del ubuntu en nuestras familias y organizaciones? La competencia al interior de estos espacios se vería mermada y transformada en un trabajo conjunto por el bienestar común, donde todos crecemos y desarrollamos nuestras habilidades. ¿Estarías de acuerdo? ¿Qué tal si todos corremos juntos hacia esa canasta de frutas para luego compartir y disfrutar el gran premio?

Por: Sofía Kato – Equipo Pymex

 

Artículos Relacionados