Fábulas para emprendedores: el león y el ratón

Esta es una de las más populares fábulas de Esopo, quien vivió en el siglo VI A. de C. en la región griega de Frigia y que nos enseña que no se debe menospreciar a los demás porque sus habilidades pueden sorprender.

Ver artículo completo

Una historia que nos enseña que no se debe menospreciar al más débil, ya que por más pequeño e insignificante que sea, podemos necesitar su ayuda algún día.

Esta es una de las más populares fábulas de Esopo, quien vivió en el siglo VI A. de C. en la región griega de Frigia y que nos enseña que no se debe menospreciar a los demás porque sus habilidades pueden sorprender.

Una enseñanza de gran valor para los emprendedores para que comprendan lo que es el respeto por los demás y a no despreciar a nadie.

Un león estaba durmiendo en la falda de una montaña, cerca de él, unos ratones de campo estaban jugando, uno de los ratones, para demostrar su valentía salto por encima del león, pero el león teniendo buenos reflejos llego a cogerle.

El ratón viendo que su vida corría peligro, le suplico al león que por favor que tuviese piedad y no le hiciera daño, ya que lo que había hecho, no lo hizo por maldad, sino más bien por ignorancia.

El león viendo que el ratoncillo hablaba con la verdad, y que además era un animal pequeño y no era digno de ser devorado por ser como el, lo dejo marchar.

Al poco tiempo después de este suceso, el león caminaba por el bosque, cuando cayó en una trampa, y viéndose atrapado en la red, comenzó a rugir con fuerza.

El ratón al que el león perdono la vida, estaba cerca del lugar y vio como el león estaba atrapado en la red, recordando que el leo le perdonó la vida, anteriormente, corrió en su ayuda, mordiendo la red para liberar al león.

Te puede interesar: Fábula de la gallina y el cerdo

Moraleja

Es probable que el emprendedor novato sienta que es pequeño a comparación de las grandes compañías, y que nada se puede hacer para competir contra ellas u ofrecerles valor.

La clave está en satisfacer las necesidades de un mercado y aprovechar las oportunidades para poco a poco ganar tracción. Por eso hay que conocerse uno mismo y descubrir qué es lo que se puede hacer por los demás.

Asimismo, nunca menospreciar a alguien por su tamaño, posición o condición. En la empresa se debe considerar las opiniones de los colaboradores, sin importar su área o cargo, ya que nunca se sabe de dónde puede venir la siguiente gran idea.

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Sobre Pedro O 28359 Artículos
Editor en Pymex desde 2014

Artículos Relacionados