Fábula para reflexionar: la cabra y el asno


Esopo nos trae entre sus fábulas ésta que hará reflexionar a aquellos que se dedican a crear incomodidades y problemas a otras personas.

En una granja un campesino tenía a un asno y una cabra.

Mientras los alimentaba, la cabra veía con celos que a su compañero, lo atendían mejor•••

Ver artículo completo

Esopo nos trae entre sus fábulas ésta que hará reflexionar a aquellos que se dedican a crear incomodidades y problemas a otras personas.

En una granja un campesino tenía a un asno y una cabra. Mientras los alimentaba, la cabra veía con celos que a su compañero, lo atendían mejor que a el, así que le dijo:

– “Tu vida es un tormento, siempre llevando esa carga. Mejor simula una enfermedad y así te dejarán descansar un poco”.

El asno motivado, puso en práctica el consejo de la cabra, y se dejó caer, sin embargo, se hizo daño por todo el cuerpo. El campesino, viendo el daño del pobre animal, llamó inmediatamente a un veterinario y le pidió un remedio que salvase a este.

Luego de examinar al asno enfermo, el veterinario recetó que se le diera al asno una infusión de pulmón de cabra para que recupere las fuerzas. Sin titubear, el campesino sacrificó de inmediato a la cabra envidiosa para salvar al jumento.

Moraleja

Hay una frase llena de reflexión; “no hagas a otros, lo que no quieras que hagan contigo“. Se debe tener cuidado con lo que se planea hacer respecto a otras personas pues al final puede que uno mismo sea el más afectado.

Y es que al sentir envidia, solamente entristece el alma y crea diferencias. Por desearle o hacerle el mal a alguien, se puede recibir un mal también. No se debe tener envidia, hay que ser feliz con lo que se tiene.

Vía: fabulascortas.net


Articulos Relacionados

Sobre Pedro O 32386 Artículos
Editor en Pymex desde 2014