Fábula: El león y el ratón

En esta ocasión, te traemos la fábula del león y el ratón, en el cual se refleja que a veces no podemos ser superior a nadie.

Dormía un león cuando un ratón empezó a juguetear encima de su cuerpo.

Despertó el león y lo atrapó.

A punto de ser devorado, el ratón le pidió que le perdonara, prometiéndole pagarle en el futuro.

El león echó a reír y lo dejó marchar.

Días después, unos cazadores apresaron al rey de la selva y lo ataron con una cuerda.

Al oír el ratón los lamentos del león, corrió al lugar y royó…

Ver artículo completo

En esta ocasión, te traemos la fábula del león y el ratón, en el cual se refleja que a veces no podemos ser superior a nadie.

Dormía un león cuando un ratón empezó a juguetear encima de su cuerpo. Despertó el león y lo atrapó. A punto de ser devorado, el ratón le pidió que le perdonara, prometiéndole pagarle en el futuro. El león echó a reír y lo dejó marchar. Días después, unos cazadores apresaron al rey de la selva y lo ataron con una cuerda. Al oír el ratón los lamentos del león, corrió al lugar y royó la cuerda, dejándolo libre. “Días atrás” – le dijo -, “te burlaste de mí pensando que nada podría hacer por ti en agradecimiento. Ahora es bueno que sepas que los pequeños ratones somos agradecidos y cumplidos”.

La lección de esta fábula es que si tenemos un negocio, no te debes sentir inferior a una empresa, sino que lo importante en satisfacer las necesidades del mercado y aprovechar las pequeñas oportunidades que tenemos. Como dije anteriormente se sabe que el león es superior al ratón, pero en el mundo del negocio, nunca debes menospreciar a alguien por ser inferior en tu cargo, ya que en algún momento te podría ayudar o colaborar.

Fuente: entrepreneur

Articulos Relacionados