Fábula: el asno con el cargamento de sal

Hoy te traemos la fábula del Asno con el cargamento de sal, el cual tiene una poderosa lección de negocios. Continúa leyendo y aprende más de ella.

Ver artículo completo

Esta fábula es muy útil cuando de negocios se trata, además nos ayuda a obtener una perspectiva de lo que por ser repetitivo necesita un cambio. También, nos habla de cómo la innovación es la única forma de ser relevante en el tiempo. Leamos la fábula a continuación.

El asno con el cargamento de sal

Un mercader decidió llevar un cargamento de sal al mercado y puso bultos de sal sobresu asno. Al pasar por un barranco, el asno tropezó y cayó al riachuelo.

El agua derritió la sal, aliviando la carga del asno. El asno estaba harto de llevar cosas pesadas y la segunda vez que se acercó al barranco pasó lo mismo.

El mercader se dio cuenta de la maña del asno y la tercera vez lo cargó con esponjas, cuando el asno cayó a la corriente, se sorprendió porque ahora la carga era más pesada.

Según la fábula de Esopo, la moraleja de esta radica en reemplazar los viejos trucos o mañas por nuevos trucos. Dar paso a la innovación quizás.

En los negocios, tenemos el mejor ejemplo de ello, hablamos de C. William Pollard quien fue director ejecutivo y secretario de la junta directiva de Service Master  y el cual elogia en su libro, El Alma de la Firma, a una administradora domestica llamada Shirley que trabajaba limpiando en un hospital comunitario, y quien convirtiera su trabajo de mantenimiento y limpieza en su causa.

En palabras de Pollard: “La gente quiere trabajar por una causa, no solo para ganarse la vida”. Es por esto que si tienes una empresa o negocio, inspira a los trabajadores ayudándolos a entender que su trabajo tiene un propósito superior.

Vía: calameo.

Artículos Relacionados