Fábula del águila y el cuervo


Para un emprendedor, significa buscar lo que realmente le gustaría hacer y analizar si se tiene las armas para lograrlo. No hay que desanimarse, sino están listos hoy, que no significa que con formación y experiencia se pueda estarlo mañana.

Ver artículo completo

Esta es otra de esas fábulas para los emprendedores, donde los protagonistas son animales, y que nos enseña que se debe poner todo el esfuerzo y dedicación en lo que realmente uno está preparado, no en lo que no le corresponde.

Un cuervo que volaba por la zona observó como un águila se abalanzaba desde las alturas sobre un joven corderito, lo apresaba inmediatamente con sus garras y se lo llevaba lejos para devorarlo con tranquilidad.

Cansado de siempre comer carroña, el cuervo decidió imitar al rapaz. Cogió altura, apuntó a una oveja y le lanzó para agarrarla. Pero su presa era muy grande para él y carecía de experiencia. Lo único que consiguió fue enredarse en la lana. Por más que procuraba liberarse, se quedaba más enredado.

Al final del día llegó el campesino y descubriendo el cuervo, lo liberó cortándole las alas, para regalárselo de mascota para sus hijos.

Te puede interesar Fábula: La cigarra y la hormiga

Moraleja

Cada uno tiene que ser consciente de su potencial y aprovecharlo al máximo dentro de sus límites. Es un verdadero desperdicio quedarse con las gallinas si en realidad se tienen todas la cualidades del águila. Pero al mismo tiempo, tienes que ser realista; una ambición desmedida también puede tener graves consecuencias.

Para un emprendedor, significa buscar lo que realmente le gustaría hacer y analizar si se tiene las armas para lograrlo. No hay que desanimarse, sino están listos hoy, que no significa que con formación y experiencia se pueda estarlo mañana.

Vía: crearmiempresa.es

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Articulos Relacionados

Sobre Pedro O 32353 Artículos
Editor en Pymex desde 2014