Espadas vs. palabras

  Lee esta interesante historia denominada “Espadas vs. palabras”, sobre el encuentro entre un samurai altanero y el hombre sabio de un pueblo. Érase una vez un samurái muy diestro con la espada. No había adversario que lo pudiera derrotar y era por esta razón muy soberbio y arrogante. Siempre

Ver artículo completo

 

Lee esta interesante historia denominada “Espadas vs. palabras”, sobre el encuentro entre un samurai altanero y el hombre sabio de un pueblo.

Érase una vez un samurái muy diestro con la espada. No había adversario que lo pudiera derrotar y era por esta razón muy soberbio y arrogante. Siempre andaba buscando ocasiones para desafiar a otros y tenía una imagen personal muy segura y orgullosa. Un día este hombre llegó a un pueblo y vio como la gente caminaba en grupo hacia un lugar. El samurái se detuvo ante estas personas y les preguntó: “¿A dónde se dirigen con tanta prisa?”, a lo que un hombre le respondió: “Noble guerrero, estamos yendo a escuchar al Maestro Wei.” El samurái confundido le dijo: “¿Quién es ese tal Wei?”. “¿No lo conoces? Es el maestro más famoso en toda la región”, comentó el hombre. El samurái se sintió totalmente ignorante ante aquel aldeano y observó el respeto que ese hombre y los demás sentían por el tal Maestro Wei, respeto que no parecían sentir por alguien tan grandioso como él. El samurái altanero decidió superar la fama del tal Wei y siguió a la multitud para verlo. Llegando al recinto donde estaban reunidos para escuchar las historias y sabiduría del maestro, el samurái vio que Wei era un hombre anciano y de corta estatura; y al ver la gran cantidad de gente que había allí sintió gran desprecio por él. El Maestro Wei empezó a hablar: “En la vida hay armas muy poderosas usadas por el hombre; sin embargo, para mí, la más poderosa de todas es la palabra”. El samurái al escuchar esto no pudo contenerse y exclamó en medio de la multitud: “Sólo un viejo estúpido como tú puede hacer ese comentario”. Sacó su katana y la agitó en el aire diciendo: “Esta si es un arma poderosa y no tus estúpidas palabras”. Entonces Wei, mirándole a los ojos le contestó: “Es normal que alguien como tú haya hecho ese comentario; es fácil ver que no eres más que un bastardo, bruto sin ninguna formación, una persona sin sentido real de las cosas”. Al escuchar esas palabras, el rostro del samurái enrojeció, se puso muy tenso y su mente iba a mil queriendo matar al anciano. “¡Despídete de tu vida y tus seguidores porque hoy morirás!”, le gritó mientras se acercaba a él. De repente el Maestro Wei bajó la cabeza y empezó a disculparse: “Perdóneme gran señor. Yo solo soy un hombre viejo, cansado, que puede equivocarse en algunas situaciones. ¿Tu corazón noble de guerrero sabrá perdonar a este viejo tonto?” El samurái se contuvo y dijo: “Claro que sí, noble Maestro, acepto tus disculpas”. En aquel momento Wei levantó la cabeza y le miró a los ojos diciendo: “Amigo mío, ¿ves que las palabras son mucho más poderosas?”

Reflexión

Así como se aprecia en la historia del samurai y el Maestro Wei, las palabras son muy importantes en nuestras vidas. Con ella podemos hacer cosas positivas como mejorar el estado de ánimo, confortar, cambiar de pensamientos, enseñar, aconsejar, y lograr buenos propósitos. Como contraparte, también pueden arruinar relaciones, causar peleas, desmotivar, agredir, afectar emocionalmente a alguien, por lo que debemos tener mucho cuidado con lo que pensamos y sobre todo con lo que decimos y la forma como comunicamos a otras personas. En nuestros caminos como emprendedores, las relaciones interpersonales son base para crear nuestros equipos de trabajo, para relacionarnos con proveedores, con los clientes. Debemos saber dirigirnos a ellos y que la comunicación y nuestras palabras sean una fuente de muchas cosas positivas para desarrollar nuestros negocios. No dejemos que nuestros impulsos por problemas disparen palabras inapropiadas a la gente que nos rodea.

Vía: AbcCoach

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Artículos Relacionados