El náufrago

¿Qué hacemos en tiempos de problemas? ¿Nos enfrentamos a ellos? Lee esta historia que nos trae Esopo para darnos una lección de vida con: "El náufrago".

Cuenta Esopo que un millonario ateniense navegaba en un barco junto a otros pasajeros.

El mal tiempo los rodeó y una súbita y violenta tempestad afectó al barco y este empezó a hundirse.

Mientras los demás pasajeros, con gran esfuerzo trataban de salvarse nadando, el rico ateniense se dedicaba a invocar a la diosa Atenea para que calme las aguas y le prometía ofrendas de toda clase si es que lograba salvarlo.

Uno de…

Ver artículo completo

¿Qué hacemos en tiempos de problemas? ¿Nos enfrentamos a ellos? Lee esta historia que nos trae Esopo para darnos una lección de vida con: “El náufrago”.

Cuenta Esopo que un millonario ateniense navegaba en un barco junto a otros pasajeros.

El mal tiempo los rodeó y una súbita y violenta tempestad afectó al barco y este empezó a hundirse.

Mientras los demás pasajeros, con gran esfuerzo trataban de salvarse nadando, el rico ateniense se dedicaba a invocar a la diosa Atenea para que calme las aguas y le prometía ofrendas de toda clase si es que lograba salvarlo.

Uno de los náufragos que escuchaba sus plegarias le dijo: “Oiga, pídale a su diosa Atenea, pero también mueva sus brazos”.

Reflexión

Muchas veces cuando tenemos problemas somos comodones y creemos que rezando o pidiendo ayuda a otra gente se va a resolver todo.

Así como el millonario ateniense esperamos que otros agentes o factores externos nos resuelvan las cosas y esa es la actitud más tonta que podemos tener.

Más como emprendedores, debemos saber reaccionar en los tiempos malos y actuar para enfrentar los problemas. Son nuestros problemas y nosotros tenemos que resolverlos. Hagamos las cosas y no dejemos que “la suerte” lo haga por nosotros.

Articulos Relacionados