El arte de crear riqueza


¿De qué se trata El arte de crear riqueza? Aquí desde un principio se nos enseñará que para alcanzar el éxito no es necesario seguir el camino del maestro sino construir nuestro propio camino.

Ver artículo completo

Si has llegado a una etapa en la cual crees que ningún consejo puede ayudarte a conseguir tus objetivos; si crees que ya nada de lo que escuches o de lo que hagas tendrá resultados, entonces, este es el libro para ti: El arte de crear riqueza.

¿De qué se trata El arte de crear riqueza? Aquí desde un principio se nos enseñará que para alcanzar el éxito no es necesario seguir el camino del maestro sino construir nuestro propio camino: el verdadero maestro no es aquel  quien pretende que seas como él, el verdadero maestro es quien te hace descubrir el potencial que hay en ti. ¡Sí, créelo, el éxito está dentro de ti! ¡Sólo tienes que descubrirlo!

Pero esto conlleva también conocer nuestros defectos, pero sobre todo nuestras fortalezas. Es en nuestras virtudes donde debemos centrar la mirada, desarrollarlas y no dejar que se apaguen de una manera pasiva.

Utilizando un método zen el autor hará que repares que no existe una fórmula mágica en el mundo de las teorías de gestión: existen cientos, miles. No debemos tratar que éstas se calcen exactamente con cada uno, no debemos creer que esas ideas sean plantillas rígidas. ¡Cada uno es un mundo distinto! Lo que a otro le sirvió no necesariamente tiene que resultarte a ti.

Este método zen también nos enseña que lo importante, en el fondo, no es tanto conseguir los objetivos sino el proceso por el cual transitamos. Por ejemplo, ¿si conseguimos alcanzar la riqueza a través de actos desleales nos sentiríamos satisfechos?

No pienses en el resultado último, aprecia la tarea que haces para conseguir esa recompensa. Porque si sólo piensas en los objetivos te estarás distrayendo, no estarás centrando tu focalización en el proceso y si no ponemos toda nuestra atención en el proceso, entonces, fracasaremos.

Debemos ser como los kyudocas zen budistas japoneses quienes tienen entre sus prácticas el tiro con arco. La precisión de estos arqueros es legendaria. Pero ellos no se dedican a competir: sólo se dedican a este arte como parte de su filosofía.

Y cuando los kyudocas tratan de explicar su método nos enseñan que a la hora de tensar el arco y disparar la flecha, ellos no están pensando ni mirando el blanco.

Los Kyudocas se concentran en el acto mismo de tensar su instrumento; no se esfuerzan, aprenden a no esforzarse. Es decir, se concentran en el proceso, no el resultado buscado. Y cuando te concentres cien por ciento en el proceso, el éxito, te lo seguro, vendrá por añadidura.

¿Estás interesado? Entonces, te invitamos a leer este maravilloso libro El arte de crear riqueza, donde después de su lectura, no volverás a ser el mismo. ¿Te animas?

Léelo en nuestro SlideShare o descárgalo de este link de nuestra Biblioteca Pymex.

Articulos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion