Controla tu cerebro y mejora tu concentración mientras trabajas

La gran mayoría de las personas tiene problemas de concentración lo que afecta el rendimiento máximo en nuestras actividades intelectuales. A continuación te explicamos como controlar la concentración y ser más productivo.

Ver artículo completo

Hay veces en que nuestro estrés está al tope. Y precisamente es el día cuando se tiene que entregar un reporte, el cual se ha venido posponiendo durante varias semanas.

Uno intenta concentrarse para lograr terminarlo lo más pronto posible, pero cada vez que se empieza a trabajar en el reporte, algo nos distrae: ya sea el teléfono que suena varias veces con llamadas urgentes, que los compañeros del trabajo te busquen o las alertas del móvil por correos que responder los cuales no paran de llegar.

Y es cuando el estrés se incrementaba cada vez más a cada minuto por lo que la concentración no logra mejorar y que por más que uno trata de concentrarse en ese reporte, los pensamientos nos interrumpían constantemente.

¿Te ha sucedido este caso? Si fue así, seguramente alguna vez te has preguntado, ¿por qué es tan complicado lograr concentrarse?

La gran mayoría de las personas tiene problemas de concentración lo que afecta el rendimiento máximo en nuestras actividades intelectuales. Pero hay buenas noticias: se puede controlar tu cerebro y mejorar tu rendimiento mental que es mucho más simple de lo que piensas. Y es que existen algunas acciones que deben ser convertidas en hábitos para poder mantener una concentración y así aumentar el rendimiento intelectual.

Entonces, para aprender a manejar nuestros pensamientos y lograr concentrarnos mejor, necesitamos saber cómo funciona nuestro cerebro mientras uno trabaja.

Así funciona el cerebro

El cerebro está dividido en varias partes, cada una de ellas tiene una o varias funciones específicas. Por ahora solamente nos enfocaremos en una sola: la corteza prefrontal.

Si observas la imagen, la parte de la que hablamos está localizada justo en nuestra frente (de ahí el nombre). Es una parte muy pequeña de nuestro cerebro entre un 4 a 5%, pero lo más interesante es que esa parte es la que nos diferencia del mundo animal.

[su_box title=”Artículo Relacionado” box_color=”#000000″] Consejos de productividad en la voz de los que más sabe [/su_box]

La corteza frontal es el lugar en el que seleccionamos nuestros pensamientos. Es el lugar en el que decidimos que pensar. Gracias a esta parte podemos tener metas como: “Voy a la tienda a comprar pan”, tampoco seríamos capaces de crear planes: “Salgo de la oficina, camino dos cuadras, compro el pan voy a casa”. Sin esta parte del cerebro, no seríamos capaces de resolver problemas.

Por obvias razones, uno estará imaginando que justo ahí es en donde ocurre el conflicto entre concentrarnos en realizar una tarea y pensar en algo más.

Y aunque suene como la mejor parte del cerebro, tiene grandes limitaciones:

  • No es capaz de manejar grandes volúmenes de información.
  • No es capaz de retener información por mucho tiempo.
  • Es costosa metabólicamente, es decir utiliza demasiada energía. El cerebro solo puede trabajar con la glucosa disponible en tu cuerpo.

¿Cómo permanecer concentrado y aumentar el rendimiento mental?

Fisiológicamente, la corteza frontal es la parte del cerebro que está involucrada directamente en la mayoría de las actividades diarias por lo que consume demasiada energía.

Para concentrarte mejor al realizar una tarea importante es necesario que el “tanque” de combustible este lleno. La glucosa no se trata de un recurso no renovable. Después de comer y de un periodo de descanso adecuado, tu tanque se llena nuevamente.

Todo lo que comes, pero principalmente los carbohidratos, se convierte en energía para el cuerpo en forma de glucosa. Los carbohidratos simples como la miel o el azúcar de mesa son absorbidos y transformados en glucosa mucho más rápido. Sin embargo, este tipo de azucares debe de ser limitado en tu alimentación. Ya que son causantes de caries, obesidad, diabetes e incluso algunos tipos de cáncer.

Y si comer mientras trabajas tampoco es buena opción, ya que al comer distraído, pierdes el control de lo que estas comiendo. Esto quiere decir, que tu única opción para mantener tu tanque de combustible lleno es administrar tu energía disponible.

¿Cómo administrar la energía disponible para mejorar la concentración?

Lo que tienes que hacer para mejorar tu concentración y mantener tus niveles de energía es simplemente realizar la tarea importante cuando tus niveles de energía estén llenos.

Entonces, debes priorizar la tarea más importante que es la más desgastante intelectualmente la que tiene que ser realizada justo cuando tienes tú tanque este lleno de glucosa.

Por ejemplo: si tus actividades diarias comienzan por la mañana, la tarea más importante del día debe ser realizada antes que cualquier otra cosa. ¿Por qué? Porque es justo el momento en el que eres capaz de mantener tu concentración. Tu pequeño autobús puede mantener los pensamientos necesarios abordo.

Las tareas menos importantes que requieran de menos concentración de tu parte puedes hacerlas después. Aprender a decir que no a aquellas actividades que no son prioridad, es difícil pero es muy útil.

Apoyarse con recursos visuales

Cuando uno está priorizando las actividades, se debe sacar esa información de la mente y ponerla en un lugar visible. Puede ser escribiendo y en el mejor de los casos con una imagen.

Así que estos visuales tienen grandes ventajas:

  • Sacar de tu cabeza información ayuda a mantener tu concentración. Es como si bajaras voluntariamente a un pasajero innecesario de tu autobús.
  • Usar visuales, ahorra energía disponible. Como ya sabes esto aumenta tu rendimiento mental, es decir que mejora tu concentración.
  • De esta forma sólo usaras tu cerebro para interactuar con información y no para almacenar información, como una lista de cosas por hacer.

Otro detalle a considerar es que cuando no logres concentrarte, hay que aprovechar el tempo y cambiar de actividad a otra que no requiera de un gran esfuerzo mental. Una vez que ese “tanque” vuelva a estar lleno, hay que retornar a esa actividad importante.

Estas acciones deben de convertirse en hábitos en tu rutina diaria. Ya que los hábitos son almacenados en nuestro cerebro como acciones automáticas que no consumen energía.

De esta forma lograras aumentar tu rendimiento intelectual, mantener tu concentración y mejorar tu rutina diaria de forma saludable.

En resumen

Los puntos que hay que saber son:

  • La corteza prefontal, es la parte de cerebro en la cual decidimos que pensar.
  • Cuando uno está trabajando, el cerebro utiliza la energía disponible en tu cuerpo.
  • Algunos procesos mentales, como concentrarse en una tarea, toman más energía que otros. Las distracciones también consumen energía.
  • Mientras menos energía, más difícil es concentrarse.
  • Hay que realizar la tarea más importante justo cuando los niveles de energía estén llenos.
  • Apoyarse en imágenes para organizar las tareas o los puntos de una tarea.

Vía: canasto.es

Artículos Relacionados