Comienza tu día con las tareas más difíciles

Día tras día nos enfrentamos con tareas las cuales consideramos muy difíciles, aunque muchas veces tratamos de evitarlas o evadirlas para no tener que enfrentarnos con ellas, lo único que estamos haciendo es prorrogar lo inevitable, pues en algún momento las vamos a tener que realizar, peor aún tendremos todas las tareas que representan bastante dificultad acumuladas, por lo cual será mucho peor de lo que era en un principio.

Entonces ¿Cómo podemos hacer para enfrentarnos a estas tareas? Quizá no nos gusten debido a que debamos gastar mucho tiempo en ellas, o porque tenemos la sensación que no podremos…

Ver artículo completo

Día tras día nos enfrentamos con tareas las cuales consideramos muy difíciles, aunque muchas veces tratamos de evitarlas o evadirlas para no tener que enfrentarnos con ellas, lo único que estamos haciendo es prorrogar lo inevitable, pues en algún momento las vamos a tener que realizar, peor aún tendremos todas las tareas que representan bastante dificultad acumuladas, por lo cual será mucho peor de lo que era en un principio.

Entonces ¿Cómo podemos hacer para enfrentarnos a estas tareas? Quizá no nos gusten debido a que debamos gastar mucho tiempo en ellas, o porque tenemos la sensación que no podremos realizarlas de forma correcta, pero te diremos algunos pequeños consejos que te ayudaran, si te encuentras en esta situación.

Organiza tu tiempo y crea una rutina disciplinada

Implementar una rutina en tus tareas que realizas a diario, puede ser una gran ventaja para lograr tus objetivos, crea en ti la buena costumbre de que desarrolles tus capacidades de una manera ordenada y siempre orientada al rendimiento efectivo, pues no da espacio a la flojera, al contrario tomas tus actividades con mucha disciplina, lo que te permite con el tiempo acostumbrarte tanto a ellas que ya no sientes la dificultad que estas representan.

En cuanto a las tareas difíciles el caso es el mismo, podemos crear una rutina donde a diario nos encarguemos de estas, ya sea en cierto horario definido o comenzando por las más difíciles, etc. Lo importante es que lo tomes con seriedad, de estas forma te ayudara a cumplir todos los objetivos personales y profesionales de los cuales eres responsable.

No dejes para después lo que puedes empezar ya

Muchas veces cuando aún tenemos mucho tiempo para realizar tareas difíciles, por ejemplo realizar un proyecto para presentarlo ante un consejo, preparar una presentación para una reunión de trabajo o alguna tarea de la escuela, para la cual aún quede mucho tiempo para entregarla.

En ocasiones confiados en que aun disponemos de tiempo suficiente, no comenzamos a trabajar en ellas, aun teniendo la oportunidad de hacerlo, sin embargo existe una clave importante respecto a esto, pues se trata de que las cosas que ya hemos comenzado se tornan más fáciles, puede ser algo pequeño, como elaborar la primera diapositiva de la presentación, realizar los primeros pasos de la tarea, etc.

Pequeñas acciones que realices podrían ayudarte a despertar el interés de realizar esta actividad, la cual muchas veces no queremos hacer cuando pensamos en su dificultad. Pero cuanto antes comencemos con ellas, lo más probable es que este pensamiento vaya desapareciendo de nuestra cabeza, y seamos capaces de hacerlo de forma tranquila y con calma.

Comienza las tareas difíciles antes de que acabe el día

Se oye un poco extraño, porque si comienzas con las tareas difíciles justo antes de que el día se acabe, lo más seguro es que tendrás que dejarlas a medias y proseguir con ellas el día siguientes, pero en realidad es una manera muy efectiva de hacerlo y te explicaremos el por qué. Pero antes lo primero que debes hacer es asegurarte que has terminado completamente las tareas más fáciles o pequeñas, si llega el final del día y aún queda alguna pendiente por realizar, asegúrate de terminarla completamente.

Ahora que has hecho esto, es el momento de que comiences a realizar las tareas difíciles, esto te ayudara para perder ese temor que todos sentimos cuando es momento de hacerlas, pero si comienzas te darás cuenta que es más fácil de lo que esperabas, y ahora que tienes una base al respecto, será mucho más sencillo continuar el día siguiente. Procura hacerlo de esta forma a diario.

Vía: jordisanchez.info

Articulos Relacionados