8 cosas que haces mal cada mañana

Alguna vez te has preguntado “¿por qué me siento poco productivo?”, aquí encontrarás 8 cosas que quizás has estado haciendo mal al comenzar tu día y que han estado afectando tu desempeño.

Ver artículo completo

Quizás para muchos de nosotros, cada mañana no pareciera tener mucha importancia: es el momento de levantarse, ir a la oficina y trabajar; una rutina que se ha convertido en algo que no se trata de cambiar.

Pero, para los emprendedores, la manera que comienzan el día determina el resto de su jornada. Y esto tiene mucho de cierto.

Si los días son poco productivos, satisfactorios o motivadores, la rutina que se lleva en las primeras horas de la mañana, podría ser el culpable.

Entonces, si uno hace las siguientes 8 cosas sin darse cuenta, hay que tener cuidado ya que el día entero podría verse afectado.

8 cosas que haces mal cada mañana:

1. Esperar al último minuto para levantarte:

Si uno es de “esas” personas que apagan la alarma varias veces, y solamente se levantan por al apremio y con mal humor, es una actitud que predispone a comenzar el día de forma negativa. ¿Y no es mejor dormir un poco antes para despertarse más temprano y aprovechar mejor el día?

2. Revisar el celular tan pronto se despierta:

Si lo primero que se haces al abrir los ojos es revisar el celular, se podría estar boicoteando el resto del día. La mejor manera de comenzar el día es despertar con calma, disfrutar la mañana y, poco a poco, entrar en “ambiente” para ir al trabajo.

3. Desayunar deprisa:

Hay que saber que el desayuno es la comida más importante del día, pues proporciona el impulso necesario para comenzar la jornada con energía. Pero si se desayuna de forma rápida, se debe eliminar este hábito lo antes posible. El desayuno debe tomarse con calma para disfrutar cada bocado.}

4. No planear el día:

Muchas veces uno se levanta pensando en cosas que se hará dándoles demasiada importancia. Pero eso perjudica más de lo que uno cree, porque si no salen bien las cosas, la salud emocional se verá seriamente afectada. Lo mejor es tomarse 20 minutos al día para planear anticipadamente las cosas.

5. Salir tarde de casa:

Es una manera de empezar mal el día. Lo cierto es que no hay que torturarse de esta forma si se puede salir temprano de casa, evitando todo el tráfico posible y llegar a la oficina calmadamente.

6. Llegar tarde al trabajo:

Es un círculo vicioso: si se sale tarde se llega tarde a la oficina; así de simple. Se empieza el día estresado, con mil cosas qué hacer encima y la terrible idea que ese más tarde se tendrá que ir a casa. Todo eso se convierte en un día tortuoso.

7. Contestar los correos electrónicos:

Si se llega tarde al trabajo muchas veces se tendrá que revisar la bandeja de correos rápidamente pero se encontrará con una cascada interminable de e mails lo que tomará toda la mañana chequearlos. Lo recomendable es dejar los correos para más tarde: lo principal es enfocarse en planear el día y resolver las tareas importantes.

8. Postergar las tareas más importantes:

Si esa tarea da toda pereza del mundo resolverlo, lo cierto es que se debe hacerlo tan pronto se llegue a la oficina para que se tenga un día más ligero . Porque postergar las tareas importantes es uno de los pésimos hábitos que se puede adquirir.

Fuente:: SoyEntrepreneur

Artículos Relacionados