7 negocios multimillonarios que nacieron de una simple idea

En ocasiones basta una idea genial para alcanzar el éxito. Lo irónico de algunas de estas ideas es que al principio no parecieron rentables, y hasta fueron objeto de burla.

Ver artículo completo

Al fundador de Twitter le gustaba escuchar la radio de la policía y el de Netflix no quería pagar recargo en el videoclub. De simples detalles nacieron algunos negocios multimillonarios hoy día.

En ocasiones basta una idea genial para alcanzar el éxito. Lo irónico de algunas de estas ideas es que al principio no parecieron rentables, y hasta fueron objeto de burla.

Lo cierto es que detrás de escena de cada negocio hay una idea, una necesidad que se quiere cubrir o un deseo que se quiere cumplir. Por eso que aquí te presentamos algunos ejemplos de negocios que, desde una simple idea, se desarrollaron hasta convertirse en megaindustrias.

1. Netflix

Reed Hasting, un graduado de la Universidad de Stanford, alquiló en 1997 un día el film Apolo XIII del conocido videoclub Blockbuster. Por algún motivo, Reed devolvió el video seis semanas tarde, teniendo que pagar 40 dólares de recargo. Este hecho le hizo pensar la existencia de un gran mercado allí. En esos años el formato de las películas era VHS. Varios meses después, montó su empresa con una idea de negocios muy simple: entregar las películas a domicilio y devolverlas en cualquier buzón de correos.

Así que en el año 2000, Hastings se acercó a los directivos de Blockbuster para ofrecerles la compañía que había fundado por 50 millones de dólares pero John Antioco, director de la empresa por entonces, consideró que se trataba de un negocio con un nicho muy pequeño y lo rechazó. Pero diez años más tarde Blockbuster se declaró en quiebra y Netflix emergió como el gigante pionero de este servicio que factura más de 2600 millones de dólares y cuenta con más de 40 millones de suscriptores.

2. IKEA

El creador de IKEA, Ingvar Kamprad, comenzó en 1943 a vender muebles con un dinero que le había dado su padre. En 1953 Kamprad organizó la primera exposición de productos, que fue tan exitosa que el resto de vendedores de Suecia empezaron a presionar a los fabricantes para que parasen de suministrar productos a IKEA, puesto que ellos podían vender productos de calidad a precios más bajos.

“Comencé en la venta de muebles como una casualidad, con el fin de superar a mis competidores, y es algo que ha determinado mi destino“, comentó en una oportunidad. Forzado por las circunstancias, se esforzó para que su tienda fuera distinta, original, accesible y de calidad. ¿El resultado? Cientos de tiendas IKEA en 47 países del mundo y un patrimonio de más de 42 mil millones de dólares en 2015, a la edad de 91 años.

3. You Tube

Los fundadores de YouTube, Chad Hurley, Steve Chen y Jawed Karim,  fueron tres ex empleados de la empresa PayPal que desarrollaron la tecnología para colgar videos en un servidor de manera remota, en principio para hacer una especie de versión en vídeo de la página de citas HotOrNot.com, sin demasiado éxito. Sin embargo, después de una fiesta en la que había una videocámara y, ante la imposibilidad de mandarle el video a todos los asistentes, decidieron que su plataforma podía ser una plaza pública donde cualquiera pudiera entrar y compartir sus videos.

4. Victoria’s Secret

En la década del 70, Roy Ramond se enfrentaba siempre al mismo problema: le daba demasiada vergüenza ir a los grandes comercios a comprar lencería para su mujer, Gaye, donde lo hacían sentir como un pervertido.

Con un préstamo bancario y perseguido por esa idea, creó una tienda mucho más pequeña e íntima, con un asesor profesional para ayudar a los compradores, entonces mayoritariamente hombres, y un servicio de venta por correo. A pesar de que su exito fue casi inmediato, en 1982 la vendió y hoy la empresa tiene ganancias de más de 2 mil millones de dólares por trimestre.

5. Twitter

Jack Dorsey, el principal fundador de Twitter, contó una vez que de niño tenía un problema en el habla, que de adulto logró solucionar un poco. Por ello se quedaba mucho tiempo en casa, donde se dedicaba a escuchar una radio policial.

Le fascinaba la velocidad con la que se comunicaban, como decían donde estaban y a donde estaban yendo de manera tan precisa. Cuando creó la empresa, se inspiró e eso y pensó que debía dar ese posibilidad a todo el mundo. Así nació la red social de los 140 caractéres.

6. Snapchat

Un día de 2011 los tres fundadores de Snapchat, Bobby Murphy, Evan Spiegel y Reggie Brown estaban viendo en qué trabajar juntos, cuando el último, que estaba coqueteando por chat con una chica, dijo: “Ojala las fotos que le estoy mandando desaparecerían después”.

Después de disputas por los derechos de la autoría y de un rechazo de compra de Facebook (que les costó el nacimieno de Instagram Stories) Snapchat es una empresa valuada en más de 20 mil millones de dólares.

7. Facebook

Mark Zuckerberg la creó durante su periodo de estudiante en Harvard donde primero programó Facemash, para el que hackeó los servidores de Harvard y publicó las fotos de las estudiantes para que los internautas las comparasen.

Casi fue expulsado, pero esto llamó la atención de los hermanos Narendra, que le propusieron ser el programador principal de HarvardConnection, una red social exclusiva para estudiantes de fraternidad de Harvard. Lo aceptó, pero a la vez trabajaba en su propio proyecto, thefacebook.com, que lanzó en febrero del 2004. Fue denunciado por los hermanos, pero luego Facebook triunfó y llegaron a un acuerdo.

Vía: infobae.com

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Sobre Pedro O 28304 Artículos
Editor en Pymex desde 2014

Artículos Relacionados