3 pasos para vencer la procrastinación


"No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy" dice el viejo refrán.

Sin embargo, a todos nos sucede en algunos momentos de nuestra vida.

Procrastinamos.

  ¿Qué es la procrastinación? Procrastinar es dejar de hacer algo en lo que deberías enfocarte para hacer algo que es mucho más sencillo y•••

Ver artículo completo

“No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy” dice el viejo refrán. Sin embargo, a todos nos sucede en algunos momentos de nuestra vida. Procrastinamos. 

¿Qué es la procrastinación?

Procrastinar es dejar de hacer algo en lo que deberías enfocarte para hacer algo que es mucho más sencillo y divertido.

Según el psicólogo Clarry Lay, la procrastinación ocurre cuando existe un lapso significativo de tiempo entre la intención de hacer algo y realmente hacerlo.

Pasos para vencer la procrastinación

Paso 1: Reconoce que lo estás haciendo

¿Te das cuenta que estás procrastinando? Quizá sí, quizá no. Compruébalo con estos indicadores:

  • Estás haciendo en tu día aquellas tareas de baja prioridad.
  • Lees tus emails muchas veces al día sin empezar ningún trabajo que en ellos se indique.
  • Te sientas para empezar un trabajo importante y al minuto te estás yendo a hacer una taza de café.
  • Dejas una que otra tarea por mucho tiempo en tu lista de pendientes. A pesar que sabes que es importante.
  • Aceptas realizar trabajos sin importancia que otros te piden, dejando de hacer tus cosas.
  • Esperas estar de buen humor para empezar esa tarea grande e importante.

Si respondiste sí aunque sea a una de ellas, ya eres un potencial procrastinador. Tienes que reconocer que estás dejando de lado tus objetivos importantes del día, agotando tus energías en cosas sin importancia. Según Lay, esto no tiene que ver con la necesidad de logros, energía o autoestima.

Incluso aquellas personas con mucha confianza en sí mismas, con excelentes habilidades, energía y que gustan de alcanzar nuevos retos pueden sufrir este mal.

No más excusas para enfrentar los principales pendientes. Sólo tienes que saltarte ese lapso de tiempo que dice el psicólogo Lay y ya.

Paso 2: Investiga por qué estás procrastinando

Hay dos elementos que intervienen en esta acción de procrastinar: tú y la tarea pendiente. Pero hay que saber cuál de los dos es el elemento que ocasiona realmente este retraso en la realización. Una puede ser que el trabajo es algo que no nos gusta, es aburrido y por eso lo evitamos. ¿No será mejor terminar rápido esa tarea y hacer otra que nos agrade más?

Otro motivo de procrastinación es el desorden. Las personas organizadas pueden manejar la tentación de procrastinar a través de sus listados de tareas con prioridades y sus horarios establecidos.

Saben cuánto les tomará realizar algo, quiénes intervienen, cuándo deben empezar y terminar, etc. Este tipo de personas saben de qué manera fragmentar su trabajo para que no parezca algo interminable y nada digerible. Los perfeccionistas suelen ser procrastinadores, siempre están insatisfechos con las herramientas, ideas, etc. y por ello no pueden empezar o acabar a tiempo algo.

¿Ya sabes si eres tú o la tarea quien incentiva esta acción de procrastinar?

Paso 3: Adopta estrategias anti-procrastinación

Así como a Felipito – personaje de Mafalda que aparece como imagen de portada- la procrastinación se convierte en un hábito para nosotros. No se cambia esta conducta de la noche a la mañana, pero sí se logra hacerlo con persistencia.

Te damos algunos consejos en tu batalla contra la procrastinación:

  • Crea tus propias recompensas según tu alcance de los objetivos.
  • Pídele a alguien que revise el término de cada tarea de tu lista de pendientes. La presión puede funcionar.
  • Identifica las consecuencias desagradables de no lograr cumplir con tus tareas.
  • Calcula el tiempo que procrastinas en dinero y verás todo lo que estás perdiendo.
  • Organízate con una lista de tareas, poniéndolas en orden de prioridad.
  • Conviértete en un maestro de la organización del tiempo y tareas. Planea todo.
  • Ponte metas con tiempos.
  • Enfócate en una tarea a la vez.

 Si estás aplazando un proyecto mayor porque lo encuentras demasiado difícil o complicado. Sigue estos pasos:

Si estás procrastinando porque es una tarea que no te agrada:

  • No puede ser tan mala. Intenta hacerla y véncela.
  • Imagina las consecuencias de no hacer dicha tarea en el momento adecuado… después será peor, ¿no?
  • Prémiate por cumplirla. Esto te automotivará a seguir.

Recuerda lo que tienes que hacer: Reconocer si eres o no un procrastinador, investigar por qué lo estás haciendo y armar tu estrategia para vencerla. Es sólo tu decisión.

Vía: MindTools.com

Articulos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion