12 trucos psicológicos que no conocías para mejorar tu productividad

AFP Habitat
PARA TI, LA MAYOR
RENTABILIDAD
Y MENOR COMISIÓN SOBRE EL SUELDO

¿Deseas aumentar tu productividad de tal forma que puedas hacer más cosas con menos trabajo?

Muchas veces cuando nos viene a la mente la palabra productividad, pensamos en trucos para poder administrar el tiempo, maneras de trabajar más rápido y cómo lograr encontrar la motivación para hacerlo con éxito.

Claro; todo esto funciona mayormente en el corto plazo: son cosas temporales que ayudan a trabajar rápidamente para hacer más en el menos tiempo posible. Pero en el largo plazo, uno puede “quemarse”.

Y es que al trabajar de una forma rápida mayormente, el cuerpo no puede mantener el ritmo; la mente trabaja en exceso y eso puede tomar desde 6 meses hasta 2 años para revertirse.

Entonces, ¿qué pasaría si se pudiera usar otra vía para tener la misma productividad, en vez de usar técnicas para aumentar la velocidad laboral?

La respuesta se encuentra en el núcleo de nuestra motivación; ese deseo interno y la necesidad de avanzar y lograr hacer las cosas más importantes. Y una manera de lograr estos cambios internos de estados mentales que conduzcan a elevar la productividad, es influenciar el propio estado psicológico.

Trucos psicológicos para elevar tu productividad

Así que aquí compartimos 12 trucos psicológicos que pueden influenciar nuestro propio modo de pensar para que se puedas lograr mejoras en la productividad.

1. Reconocer que mucho de lo que se hace no importa

Si uno observa lo que se ha hecho en las últimas 40 horas de trabajo, quizás uno se de cuenta que 20 de esas horas fueron invertidas en cosas sin planificar y que fueron poco productivas. Y no solamente se trata de las pasadas 40 horas en la oficina: es un problema que se ejecuta semana a semana.

Así que se recomienda anotar en un diario cada 15 minutos de los progresos, por las siguientes 40 horas de trabajo escribiendo lo que se hace en cada período, y seguramente uno se asombrará sobre las tareas poco productivas que se ha estado haciendo.

2. Hacer lo que se necesita hacer lo más pronto posible

También muy seguido se invierte mucha energía mental al ordenar cosas y planificar. Pero si en vez de ello, uno se concentrara en priorizar las cosas que necesitan hacerse lo más pronto posible, se podrá notar cómo se eleva la productividad.

Y hay una explicación para esto. Las tareas pendientes deben hacerse luego de tu “TMI” (Tarea más importante) para darse cuenta que cuando se hace la cosa más importante del día, generalmente se convierte en una tarea cumplida al final del día. Así que el esquema de productividad debería ser así: la tarea más importante (TMI), las tareas que necesitan ser resueltas y lo restante con un límite de tiempo.

3. Aplazar las recompensas

Hay que entregarse para obtener una recompensa al hacer algo extraordinario. Y hacerlo inmediatamente luego que esas cosa extraordinaria ocurra. Esto programa el cerebro a creer que se recompensará por las tareas cumplidas a tiempo. Cuando se hace esto consistentemente, se encontrará que  uno estará más motivado a completar el TMI del día.

4. Asegurarse de tener una consciencia clara

Si muestra mente arrastra a los pensamientos negativos, a las preocupaciones de lo que se necesitas hacer, simplemente no seremos tan productivos como se desea. Así que se debe desechar esos malos y negativos  pensamientos, arreglar las cosas que lleven hacia los pensamientos negativos y llevar claridad a la mente.

5. Felicitarse por lo que se ha logrado

La mente subconscientemente trabaja mejor cuando crea que será valorada. Pero la única manera de entrenarla para lograr esto, es comenzar a valorarla desde cuando uno se levanta de la cama. Se debe hacer esto por 30 días y quedaremos impresionados  de cuánto más claro se puede pensar por lo que la productividad aumenta notablemente.

6. Concentrarse en lo que se puede hacer

Es una gran clave para la productividad. Simplemente hay que enfocarse en lo que uno es bueno y hacer aquello en lo que uno destaca. Pero cuando uno se concentra en aquello en lo que no es bueno, aunque sea una parte mínima del proyecto, hará sentirnos que es una gran tarea por realizar lo que desmotivará completar la tarea.

Lo cierto es que cuando se completa todo aquello que es simple de hacer, simplemente se vuelve más fácil dejar el resto de la tarea para el final y terminarlo más rápidamente.

7. Concentrarse en cómo ayudar a los que usarán el producto o servicio

Si uno se enfoca en ayudar a otros por lo que se hace, esto ofrecerá a la mente una razón de necesidad para finalizar ese proyecto rápidamente. Y es que las mentes no disfrutan trabajando en cosas que no tienen fin y propósito.

8. Buscar el balance

Hay que tener en cuenta que hacer muchas cosas equivocadas limita la productividad. En vez de eso, si se hace un balance en el día buscando hacer cosas correctas y deshacerse de las 20 horas de trabajo no productivo, uno se vuelve más productivo con menos esfuerzo.

9. Mantenerse conectado con personas

Algunas veces cuando se trabaja solo, la productividad disminuye, la creatividad baja y efectividad baja. Y si si dejamos eso de lado uno se dará cuenta que también será muy difícil concentrarte. Así que se puede necesitar incrementar el tiempo social durante el trabajo para que el resto del tiempo se vuelva más productivo.

La otra cara de la moneda es que si se invierte mucho tiempo con personas, la productividad podría disminuir. Así que hay que ser el juez: observar alrededor para entender lo que se puede o no cambiar.

10. Transformar el entorno

Cuando se cambia de entorno, se libera la mente para ser más creativo, lo que generalmente eleva la productividad. La razón es que cuando se cambias de entorno, la mente se vuelve más curiosa y cuando se la libera para ser creativa sobre lo que a uno le rodea, se la deja libre para ser más creativa sobre el trabajo. Y al ser más creativo en lo que se hace, es probable que se tenga mejores resultados con menos esfuerzo laboral.

11. Evitar la perfección

Muchas veces uno ya tiene un proyecto casi al 90%  listo, el cual ha tomado 10 horas hacerlo, pero el siguiente al 10% toma casi 20 horas. ¿Realmente vale esforzarse? ¿ o se podría afinar los detalles y culminar con el proyecto en una hora más, en vez de 20 horas?

Hay que saber usar el propio juicio. Ya sea que uno se dedique a reconstruir motores, probablemente tienes que hacerlo al 100%. Pero si se está escribiendo un libro, puede que uno esté en un 90%  de todo lo desarrollado.  Nadie es perfecto.Hay que tomarse el tiempo.

12. Llevar un registro del tiempo

Cuando uno se da cuenta de cómo se está invirtiendo el tiempo, nos damos con la sorpresa de las cosas innecesarias que se hace. Una de las formas más efectivas de lograr ser más productivo es llevar un registro del tiempo. Entonces, se debe estudiar que se hace cada 15 minutos, y luego de un tiempo, uno se dará cuenta que esto traerá buenos resultados adicionales.

Vía: lifehack.org
Foto: elemprendedor.ec

Articulos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion