Dos programadores colombianos que trabajan para la NASA con InQbation

No sé si a muchos les parecerá admirable lo que han conseguido estos jóvenes colombianos, pero a mí este logro me parece fantástico y digno a seguir.

Sin embargo, comencemos desde el principio.

¿Qué es InQbation? Es una empresa de ideas tecnológicas que ha alcanzado una gran talla a nivel mundial, pues ellos desarrollan páginas web para empresas como la NASA, el gobierno de los Estados Unidos y el Banco Mundial.

Y todo este sueño comienza cuando en el año 2007 Luis Fernando Cuéllar (quien en la actualidad cuenta 38, pero que en su aspecto vemos a alguien juvenil incluso…

Ver artículo completo

No sé si a muchos les parecerá admirable lo que han conseguido estos jóvenes colombianos, pero a mí este logro me parece fantástico y digno a seguir. Sin embargo, comencemos desde el principio. ¿Qué es InQbation?

Es una empresa de ideas tecnológicas que ha alcanzado una gran talla a nivel mundial, pues ellos desarrollan páginas web para empresas como la NASA, el gobierno de los Estados Unidos y el Banco Mundial.

Y todo este sueño comienza cuando en el año 2007 Luis Fernando Cuéllar (quien en la actualidad cuenta 38, pero que en su aspecto vemos a alguien juvenil incluso por las mismas ropas que calza) junto al estadounidense Blake Newman intercambiaron ideas en una charla informal, con un vino de por medio, sobre diseño y páginas web; de pronto, en sus palabras, floreció la idea de crear una empresa de diseño y desarrollo web diferente a las demás. Al final de la charla habían incubado una idea, una pequeña cría que alimentarían desde entonces.

Miremos el decorado de sus oficinas y hallaremos a uno de esos ejemplos sobrenaturales de valentía que ha dado el hombre: La batalla de las Termópilas, los 300 hombres espartanos y su líder Leónidas. Esa imagen puede simbolizar un hincón a cualquiera. La disciplina y el coraje de esos  hombres pueden conmover a cualquiera.

Pero las instalaciones de InQbation no sólo se caracterizan por ese cuadro realizado por un pintor local; uno observa que en ese ambiente existe una libertad que cualquier trabajador de una típica empresa calificaría de informal. Y pueden estar en lo cierto, ya que cada cual cumple siempre con su parte. Aunque tenga que trasnochar en el lugar. Por eso, esa es como su segunda casa. Así mismo, pueden salir si lo requieren, sin marcar tarjeta. “No tenemos el collar de ahogo de las empresas comunes, somos responsables pero tenemos libertad”, dice Luis Fernando.

En InQbation encontramos una empresa diferente y, por tanto, jefes diferentes. Estos jóvenes colombianos buscaron romper los esquemas, demostrar que se puede desafiar el paradigma del joven empleado. Ellos están convencido que al dar esa atmósfera a su centro de labor las cosas irán mejor.

El ambiente joven ayuda a que circulen las ideas nuevas y la creatividad. Y no parecen estar equivocado, pues la realidad le brinda la razón. En la actualidad en InQbation trabajan doce caleños, entre ingenieros de sistemas y desarrolladores, que realizan proyectos web. Comenzaron con empresas locales y ahora trabajan con entidades como la NASA, el Gobierno de Estados Unidos, la Universidad de Georgetown y el Banco Mundial.    

Sin embargo, InQbation también dirigen sus esfuerzos al rubro de los Startup. Ellos han logrado organizar un evento donde se congregaron más de 120 jóvenes para compartir sus ideas y transformarlas en proyectos viables. Y esto no es todo, porque hay que sumarle que también gestan proyectos propios a largo plazo. Uno de ellos es una aplicación que ayuda a contabilizar las horas trabajadas y a traducir esa información en dinero.

Estos colombianos no quieren vivir como empleados, y esta reflexión me dirige las ideas hacia esos cuadros donde vemos a espartanos y persas luchando en una guerra intestina. No ser esclavos, contar con su libertad.

La historia de Leónidas y de sus trescientos guerreros que lucharon contra trescientos mil persas (en un promedio de 1 espartano contra 1000 oponentes), puede acaso verse reflejada en estos jóvenes que en su “informal” empresa desearon alcanzar sus sueños, y no ser simples empleados.

Vía: elpais.com.co

Foto: inqbation.com

Articulos Relacionados