¿Cómo lograr una alimentación equilibrada?


La entendemos como la disposición de aquellos alimentos que deben ser incorporados en la dieta humana, para el crecimiento y la preservación de su integridad.

Esta resulta cardinal a la hora de diseñarla y ponerla en práctica.

Pues, de ese modo, evitaremos salirnos de lineamientos claros y exitosos, relativos a•••

Ver artículo completo

La entendemos como la disposición de aquellos alimentos que deben ser incorporados en la dieta humana, para el crecimiento y la preservación de su integridad. Esta resulta cardinal a la hora de diseñarla y ponerla en práctica. Pues, de ese modo, evitaremos salirnos de lineamientos claros y exitosos, relativos a este tema. Para eso responderemos aquí, cómo lograr una alimentación equilibrada con simples consejos.

Presta atención a la pirámide o escala nutricional

Es una manera práctica y sencilla de lograr una alimentación equilibrada a través de la elección de alimentos apropiados. En ella, los comestibles están agrupados de acuerdo con su composición y ubicados en función de la cantidad de porciones diarias que deben incorporarse a la dieta.

Conoce los porcentajes de una dieta sana

Entre los elementos que tienen valor nutritivo se encuentran los minerales, las proteínas, los hidratos de carbono, las vitaminas y las grasas. Una alimentación equilibrada supone más o menos un 15% de proteínas, 30% de grasas especialmente de origen vegetal, y un 55% de hidratos de carbono -esenciales para la energía del cuerpo-, finalizada con cierto aporte de fibras también.

Estipula las porciones diarias para una alimentación equilibrada

Garantizar esta meta será el escrupuloso resultado de la medición y vigilancia de los contenidos de nuestra dieta. En tal sentido, se propone la aplicación de una escala cuya unidad serán las porciones a ser dispuestas en cada comida diaria. Así deberemos ocupar de 6 a 11 porciones de pan, pastas, cereales y arroz; entre 3 a 5 porciones de vegetales y frutas diversas; 3 porciones de carnes, 3 porciones de lácteos con un escaso uso de dulces, grasas y aceites.

Está muy claro que la alimentación equilibrada se encuentra sujeta a un dinámico y escrupuloso seguimiento e implementación. Ello está justificado al depender nuestro mejor funcionamiento de cuán celosos y perseverantes seamos para conseguirla. Hagamos siempre nuestro mejor esfuerzo para ello y veremos las consecuencias beneficiosas en nuestro día a día; además de que nuestro organismo nos lo agradecerá.

Articulos Relacionados

Sobre Pedro O 31896 Artículos
Editor en Pymex desde 2014