Estos son los cambios que las empresas peruanas experimentarán desde el 1 de enero del 2019

Se trata de un modelo que elimina, por ejemplo, la distinción que existe entre un contrato de arrendamiento operativo y un contrato de arrendamiento financiero.

Según las nuevas reglas establecidas en la Norma Internacional de Información Financiera (NIIF) N° 16, que entrará en vigencia desde el 1 de enero del 2019 para el mercado local, las empresas privadas del Perú deberán adecuarse a ellas. ¿Y qué cambios establece esta normativa?

Sobre el tema, Antonio Benites, socio de Consultoría de EY Perú, en una entrevista a Gestion.pe, explica que la NIIF 16 es una norma que cambia el modelo contable de los arrendamientos para los arrendatarios y no establece muchos cambios para los arrendadores.

Así que este nuevo modelo elimina la distinción que existe entre un contrato de arrendamiento operativo, que está fuera de balance, y un contrato de arrendamiento financiero que está dentro del balance.

Actualmente, los arrendamientos se agrupan en operativos o financiero, pero con la aplicación de la NIIF 16 todos serán tratados como financieros cada vez que exista control sobre el uso del activo involucrado.

Norma operativa mundial

Benites precisa que la NIIF 16 es una norma global de aplicación obligatoria a nivel mundial a partir del 1 de enero del 2019, aunque en algunos continentes, como en Europa, ya se comenzó con la evaluación de los impactos desde hace varios años atrás.

Así que tal norma tiene impactos en diversas áreas dentro de la empresa, por ejemplo hay un impacto en la presentación financiera de una empresa y es que esta norma está haciendo que los pasivos y activos de una compañía aumenten.

Y dependiendo del tipo de industria y del volumen de contratos de arrendamiento que la empresa tenga va a existir un impacto importante en la presentación de la información financiera de una empresa.

Para Benites, se estima que el impacto en las empresas europeas del sector retail es que va a afectar en un 25% de mayores activos y pasivos en sus balances, mientras que en las empresas de telecomunicaciones está cerca del 8%, en las de transportes es de 16% y en la industria financiera de 20%.

Finalmente, el especialista advierte que también se van a generar nuevas brechas tributarias en vista que la Sunat no se ha pronunciado sobre este tema, lo que obligará a un doble control (financiero y tributario) sobre los cambios del modelo de arrendamiento de las empresas.

Vía: gestion.pe

Pedro O
Sobre Pedro O 27413 Artículos
Editor en Pymex desde 2014

Artículos Relacionados