¿Cómo saber manejarte en cada situación? Es cuestión de percepción

“Todo es cuestión de actitud” es cierto. Y también lo es que esta varía según la forma en la que percibamos la vida. Por ello, te ayudaremos a entender las perspectivas que existen y cómo te ayuda a ti saber manejarlas.

Ver artículo completo

Es un hecho que el vivir o experimentar la vida nos exige una continua elección. En ella, debemos determinar qué emoción, recuerdo y reacción nos producen las situaciones que experimentamos. No obstante, un mismo evento puede ser visto desde variadas perspectivas. Por ello, acá te  contaremos los tres tipos de percepción más destacados para sacar lo mejor de todo momento.

La posición del “yo mismo”

Se trata de tu propio punto de vista. Si te encuentras ante una experiencia, situación  o recuerdo donde asumes esta posición, la estarás percibiendo como protagonista. Así, verás, oirás y sentirás con toda la sensibilidad de la que dispones y por tanto toda valoración será desde tu mundo subjetivo y personal. Porque, desde esta perspectiva, solo importas tú, y la otredad no existe.

La posición perceptiva “del otro”

Hablamos desde la visión de otra persona, por lo cual es necesario disociarnos momentáneamente y meternos en el pellejo del otro. Lo cual nos faculta para entender lo que se percibe siendo otro, y evaluar pensando o sintiendo como él. Esta perspectiva mental es valiosa para comprender correctamente las relaciones interpersonales, y es un factor vital para amplificar nuestra comunicación efectiva e inteligencia emocional.

La posición del espectador

Desde este ángulo, enfocas al yo y al otro como un observador distante, sin conexión emocional, como diríamos en frío. De hecho, es la más objetiva de todas las posiciones mentales. Esta observación neutral la aplicamos al percatarnos de lo que pensamos, de nuestra postura, de cómo nos movemos o qué nos duele o afecta. En fin somos observadores y analistas ajenos a nosotros mismos.

¿Qué se debe hacer con tantas perspectivas?

El aprender a intercambiar las posiciones perceptivas como estrategia interna es vital para todos. No obstante, a los individuos que viven invadidos por sufrimientos o depresión les conviene abandonar la primera posición mental, o la segunda, a la cual suelen asociarse. Ya que estas acaban acarreándoles extenuación emocional y trastornos psicosomáticos. Por lo tanto, deben cultivar la vida desde la posición del observador,  o sea, más neutral y distante.

Artículos Relacionados