8 maneras de agilizar tu mente

¿Es posible potenciar y agilizar la mente? Descubrelo aquí.

Ver artículo completo

Muchas veces sin darse cuenta las personas se convierten en máquinas rutinarias. Se hace lo mismo cada día en la oficina por lo que no se pone al cerebro a trabajar más de lo que ya sabe. Pero, ¿es posible potenciar y agilizar la mente?

Se debe recordar que se utiliza muy poco porcentaje de la capacidad del cerebro por lo que es necesario que la persona sea capaz de aprovechar ese potencial no utilizado lo que aumentará la inteligencia.

Por ello que se debe siempre entrenar al cerebro retándolo para aprovechar más de su enorme potencial. Así que compartimos algunos consejos que ofrece el Método Silva, para ver la forma de cómo entrenar la mente.

8 maneras de agilizar tu mente:

1. Alimentar el cerebro:

El cerebro necesita que se coman grasas saludables. Centrarse entonces en las grasas de pescado como las de salmón, frutos secos como las nueces y aceites como el de oliva y eliminar por completo los ácidos transgrasos en la dieta.

2. Usar la otra mano:

Las personas que son zurdas deben abrir las puertas con la mano derecha, y para los diestros, intentar usar las llaves con la mano izquierda. Esa tarea sencilla hará que el cerebro establezca conexiones nuevas para repensar la manera de realizar las tareas diarias.

3. Juegos mentales:

Es una manera increíble de retar al cerebro. Crucigramas, sudokus u otros juegos mentales son claves para mejorar la memoria y agilidad mental. Se recomienda practicarlo 15 minutos cada día.

4. Adquirir  una nueva habilidad:

Aprender algo nuevo pone a trabajar a diversas áreas cerebrales. Por ejemplo, leer a Shakespeare, aprende a cocinar o a tocar un instrumento musical. Todo sirve para que el cerebro tenga cosas nuevas en que pensar.

5. Ir por sitios diferentes:

En automóvil o a pie, hay que buscar nuevas rutas para llegar al mismo lugar. Es un pequeño cambio en la rutina que ayuda al cerebro a practicar con la memoria espacial y las direcciones.  La clave es cambiar las rutinas del día a día.

6. Romper rutinas:

Cuanto más la persona se habitúa a una tarea, entonces menos trabaja el cerebro al hacerla. Para evitarlo hay que cambiar el orden de rutina, o incorporar hábitos nuevos que permitan que el día sea diferente al anterior.

7. Leer libros distintos:

Hay que leer un libro totalmente diferente a todo lo que se ha leído. Por ejemplo, leer una novela que transcurra la Antigua Mesopotamia o leer algún libro de Economía con el que además se aprenderán muchas cosas nuevas.

8. Elegir un nuevo pasatiempo:

Se debe hallar algo que cautive, que se pueda hacer fácilmente en casa y que no se gaste mucho dinero. Por ejemplo, tomar fotos con una cámara digital, aprender a dibujar o tocar un instrumento.

9. Aprender los números de teléfono:

La mayoría de personas tienen agendas para anotar los números importantes, y nadie se toma el esfuerzo por memorizarlos. Si se hace esto es una excelente forma de cómo ejercitar el cerebro.

10. Hacer listas:

Las listas ayudan a asociar unos datos con otros. Hay que probar hacer listas, por ejemplo, de aquellos lugares que se ha visitado, de los mejores regalos del año recibidos, de las comidas más deliciosas de temporada, etc.. Tratar de hacer una lista cada día y se notarán sus beneficios.

Fuente: huffingtonpost

Artículos Relacionados