Relaciones de calidad: Aumenta la productividad en la oficina

Por lo general, lograr que los empleados lleven una buena relación, permite establecer metas comunes y lograr un alto desempeño para la empresa.

Cuando se habla de productividad, los números son los que imperan, sin embargo, ¿qué tanto afecta las relaciones interpersonales de los empleados el desempeño la empresa? Para Eduardo Lan, consultor en temas de transformación organizacional, liderazgo, clima laboral y renovación cultural, la mayor parte de las personas no se da cuenta de que está ensimismado, se enfoca en su propia persona y olvida la necesidad de crear relaciones con los demás.

La clave está en sacarlo de…

Ver artículo completo

Relaciones de calidad: Aumenta la productividad en la oficina

Por lo general, lograr que los empleados lleven una buena relación, permite establecer metas comunes y lograr un alto desempeño para la empresa. Cuando se habla de productividad, los números son los que imperan, sin embargo, ¿qué tanto afecta las relaciones interpersonales de los empleados el desempeño la empresa?

Para Eduardo Lan, consultor en temas de transformación organizacional, liderazgo, clima laboral y renovación cultural, la mayor parte de las personas no se da cuenta de que está ensimismado, se enfoca en su propia persona y olvida la necesidad de crear relaciones con los demás. La clave está en sacarlo de esa burbuja. En este caso, combatiendo las suposiciones que la mayor parte de la gente tiene cuando llega a un lugar de trabajo:

-Yo no vengo a hacer amigos

-Las relaciones no generan resultados, son acciones de convivencia

-Si genero relaciones la gente se va aprovechar de mí

-Para hacer relaciones necesito mucho tiempo y tengo mucho trabajo

Por eso, muchas personas no se dan cuenta de que vivimos en un mundo de relaciones donde proveedores, empleados, colaboradores y jefes, nos guste o no, prefieren trabajar y hacer negocios con aquellos que son amigables, que notablemente se interesan más por ellos y les proveen valor primero, antes de solicitárselos. De eso se tratan las relaciones de calidad. Mesa Consultores recomienda seguir estos tres principios:

1. Ser amigables: No se trata de platicar con cualquier persona que te encuentres en el pasillo. Lo que importa es mostrarte atento, dar un saludo amable, siempre disponible a consultas o brindar la posibilidad de crear una cita cuando estés muy ocupado. Esto les muestra a los demás que los aprecias y valoras su contribución.

2. Interésate realmente por la otra persona: Toda persona tiene problemas y dificultades para crear relaciones; así, puedes tomar la iniciativa e interesarte auténticamente por lo que ocurre con los demás: su estado de ánimo, salud, o si se siente a gusto con las actividades laborales que desempeña. De esta forma puedes generar la percepción en los demás de que estás realmente interesado por ellos, por su trabajo, podrás  darte cuenta de cómo funciona cada persona de tu equipo de trabajo y hacer cambios necesarios.

3. Involúcralos activamente en la conversación y/o proyecto: Solicita opiniones y puntos de vista, no te cierres a recibir críticas sobre tu forma de operar o administrar. Tu equipo de trabajo puede ayudarte a ver puntos ciegos que probablemente antes no habías notado.

Fuente: Alto Nivel

Articulos Relacionados