Reglas para trabajar en casa

Si ya decidiste convertirte en tu propio jefe, ¡felicidades! Te damos la bienvenida al mundo de los emprendedores.

Estás a punto a iniciar un camino que puede cambiar tu vida y la de tu familia.

Pero que, si quieres alcanzar el éxito, también te demandará trabajo, mucha dedicación y disciplina.

El primer paso para emprender es determinar cuál es el tipo de negocio que más te conviene.

Antes de sumarte a una red de multinivel, vender por catálogo o adquirir una franquicia, lo más importante es que tu actividad refleje lo que eres y lo que te gusta hacer.

Pero,…

Ver artículo completo

Si ya decidiste convertirte en tu propio jefe, ¡felicidades! Te damos la bienvenida al mundo de los emprendedores. Estás a punto a iniciar un camino que puede cambiar tu vida y la de tu familia. Pero que, si quieres alcanzar el éxito, también te demandará trabajo, mucha dedicación y disciplina.

El primer paso para emprender es determinar cuál es el tipo de negocio que más te conviene. Antes de sumarte a una red de multinivel, vender por catálogo o adquirir una franquicia, lo más importante es que tu actividad refleje lo que eres y lo que te gusta hacer. Pero, ¿cómo saberlo? Aquí algunas pistas para descubrir la ruta que te conducirá hacia el éxito.

¿Te ves como un buen vendedor?

Si eres bueno con las ventas y tienes habilidad para cobrar deudas; cuentas con medios para trasladarte a recoger y entregar mercancía; sabes llevar una buena administración y dar seguimiento a clientes, una opción para ti son las ventas por catálogo.

¿Eres un líder natural?

Quienes se inician en el modelo de multinivel no sólo tienen que dominar el arte de la comercialización de productos y servicios, sino que deben tener un gran poder de convocatoria para reclutar a nuevos vendedores. La clave es encontrar gente con muchos amigos y conocidos (que sean clientes potenciales), y ser hábiles a la hora de negociar.

¿Te consideras una persona organizada?

Ya sea como distribuidor de un producto, agente exclusivo o licenciatario, es vital contar con un lugar para almacenar mercancía, dominar un determinado territorio de ventas y trabajar con altos estándares de calidad. Asimismo, hay que tener conocimientos de administración y finanzas para asegurar el crecimiento del negocio.

¿Puedes seguir las reglas?

Una franquicia ofrece varias ventajas, como poseer un know how, procesos estandarizados y una marca reconocida en el mercado. Pero para garantizar que efectivamente sea un éxito, se requiere que el franquiciatario sea una persona comprometida y que esté dispuesta a respetar los manuales operativos y administrativos. Incluso, en algunos casos es necesario tener cierta experiencia en el manejo de empresas y de personal.

Maximiza tu tiempo

Una de las claves para que un negocio sea rentable es la dedicación. Por lo tanto, dependerá de cuánto tiempo de calidad estés dispuesto a invertir en lo que podría convertirse en tu fuente principal de ingresos. Para ello, traza un plan que te permita estar al 100% en tu papel como empresario, sin descuidar el resto de tus obligaciones.

Si actualmente cuentas con un empleo y deseas obtener ingresos adicionales con un negocio propio, entonces debes aprender a administrar tu tiempo libre. La tarea de emprender requiere de toda tu atención, así que comienza por dedicar tus tardes y fines de semana para desarrollar tu nuevo proyecto.

Esto no significa que te abrumes con tareas por resolver y termines haciendo todo mal. Por el contrario, debes equilibrar tu carga de responsabilidades con tus momentos de esparcimiento.

Una ventaja de trabajar desde casa es que puedes acomodar tus horarios según se desarrolle el día a día en el hogar. En el caso de una mamá emprendedora, una vez que los niños se hayan ido al colegio y el esposo a la oficina, podrá ocupar algunas horas en hacer llamadas a los compradores y dar seguimiento a las ventas. Mientras que la tarde puede reservarla para revisar las cuentas del negocio.

Una de las reglas de oro es no mezclar los asuntos personales o familiares con el trabajo. En ese sentido, lo recomendable es que tu área de operaciones esté alejada de los lugares donde se reúne la familia, como la cocina, el comedor y la sala.

Cuida tus recursos

Uno de los problemas más recurrentes entre los emprendedores tiene que ver con el correcto manejo del dinero. Quizá eres de los que no son muy buenos con los números, pero no es razón suficiente para descuidar este aspecto. ¿Alguna solución? Considera estos puntos básicos para tener finanzas sanas.

Abre una cuenta bancaria

Debe ser exclusiva para tu negocio, por lo que no la debes utilizar para asuntos personales. Conforme incrementes tu saldo, pregunta por soluciones especiales para empresas, que incluyen opciones como tarjeta de crédito, chequera y financiamiento.

Mantente en contacto con tus clientes

Aprovecha las ventajas que te brinda la tecnología e invierte en un teléfono móvil inteligente (smartphone) con conexión a Internet, así podrás no sólo tomar pedidos vía telefónica sino también por correo electrónico y redes sociales. De esta manera, asegurarás ingresos constantes y, al mismo tiempo, ofrecerás un mejor servicio.

Diseña planes de pago

A veces los clientes no cuentan con el suficiente flujo de efectivo para pagarte en una sola transacción. Una solución es contar con diferentes esquemas de pago, ya sean semanales, quincenales o mensuales. Ojo: este crédito no es para todos, sólo para aquellas personas que consideres responsables.

Contrata a un contador

Cuando el proyecto empiece a crecer, lo recomendable es contratar a un experto que te ayude con el manejo de la contabilidad. Entre los servicios que te puede brindar se encuentran los siguientes: bajo qué régimen fiscal darte de alta ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), cuándo pagar los impuestos, cómo deducir gastos, etc.

Fuente: soyentrepreneur.com

Articulos Relacionados