¿Somos inquebrantables?

Que te reconozcan por estar siempre de pie, por mantenerte intacto y con tu serenidad de siempre. Por ser inquebrantable. Porque por más que nos preguntemos si ¿Somos inquebrantables? La respuesta siempre será la misma, si, si lo somos.

Ver artículo completo

Primero, ¿a que nos referimos con inquebrantables? Solemos pensar que es eso estático que por más golpes o caídas que tenga se mantiene y no se quiebra. Tendría sentido esa definición para nosotros, ahora, si la adecuamos se podría decir mil cosas y como tal palabra puede ocupar un lugar en cada aspecto.

Inquebrantables

Eres inquebrantable siempre que sales adelante y parece que las heridas fueron sanadas y se borraron por completo. También lo eres cuando lo sigues intentando después de tantas y tantas derrotas, cuando las puertas se cierran y tú buscas abrir hasta una ventana si de ella depende tu futuro.

Ponte a pensar en esos momentos donde sentiste que tú vida se derrumbaba, que ya no tenía sentido porque tu mayor anhelo que era ese proyecto se fue abajo, pero piensa cuando lograste reponerte y ahora estás bien, sacando ese proyecto y muchos más adelante.

Llévalo en ti

Cuando te levantes cada mañana, mírate al espejo y date cuenta que solo por levantarte y sonreír después de tanto, y todo lo que has pasado, ese pequeño gesto lo vale todo. Date a valer, recuerda quien eres y lleva en ti esa manera para no quebrarte, para no darte por vencido. Ser inquebrantable nadie lo enseña, cada quien lo aprende cómo puede, pero lo aplica con una sabiduría que pareciera y llevara toda su vida haciéndolo.

Crece y has todo mejor

Crecer en el ámbito espiritual y emocional, mostrarte libre frente al mundo y seguir luchando. ¿De verdad crees que no eres un ser inquebrantable? Todos luchamos a diario con batallas internas, todos tenemos mil cosas que resolver, y aún así seguimos adelante con lo que tanto deseamos, seguimos aquí trabajando y mostrándole al mundo que es necesario seguir con una vida normal para poder mejorar.

Quejarse no sirve, necesitamos recoger las piezas y pegarlas, armar el rompecabezas que nos dejaron y más que todo, siempre demostrar que eso fue un empujón para seguir no para abandonar. De eso se trata ser inquebrantables, ser inmunes al daño y al dolor es diferente, pero ser inmune a seguir intactos podría congeniar.

Artículos Relacionados