Franquicias: Invierte con inteligencia


Mucho hemos hablado de las inversiones que debe realizar un franquiciatario al momento de adquirir una franquicia y sumarse a una red; desde la cuota inicial, remodelación, equipamiento, mobiliario, inventario inicial, capital de trabajo entre otros.

Sin embargo, pocas veces consideramos y valoramos las inversiones que ejerce el franquiciante para establecer•••

Ver artículo completo

Mucho hemos hablado de las inversiones que debe realizar un franquiciatario al momento de adquirir una franquicia y sumarse a una red; desde la cuota inicial, remodelación, equipamiento, mobiliario, inventario inicial, capital de trabajo entre otros.

Sin embargo, pocas veces consideramos y valoramos las inversiones que ejerce el franquiciante para establecer y mantener el modelo de negocio.

Podríamos decir que las inversiones de una empresa franquiciante usualmente se dividen en tres etapas: cuando crea, establece y desarrolla su modelo de negocio; al momento de decidir convertirse en franquicia y finalmente durante la vida propia de la franquicia.

En un principio – el emprendedor parte de una idea, un proyecto y lo pone en marcha,-. Ocasionalmente cuenta con un presupuesto y un plan de negocios. Algunas veces y si es previsor protege sus marcas y otros derechos de propiedad intelectual desde un inicio, otras tantas lo hace hasta que se da cuenta del valor de los mismos o se ve obligado a defenderlos.

La segunda fase es cuando ese negocio ya ha sido probado, se encuentra consolidado, puede ser que ya haya crecido con recursos propios, con algún financiamiento o incluso mediante algún tipo de sociedad formal o informal y el emprendedor, ahora empresario o incluso sus sucesores, deciden crecer de una manera más formal y estructurada, aprovechando el valor que su marca ha logrado.

En esta fase, el nuevo franquiciante deberá invertir en el desarrollo de su modelo de franquicia: desde el plan de negocios; modelos financieros; manuales operativos, administrativos y de imagen; herramientas jurídicas; protección adicional de marcas y presentaciones comerciales.

También deberá invertir en su propia estructura, definiendo las nuevas áreas de servicio, soporte y comercialización, servicios que podrá desarrollar internamente o podrá subcontratar.

Adicionalmente deberá invertir en su estrategia de lanzamiento y comunicación, participando en ferias, revistas y otros medios de difusión, a efecto de comunicar que tienen un negocio exitoso y lo quiere compartir.

Una vez que ya es franquicia, el franquiciante debe invertir cada vez que abre una nueva unidad, evaluando al candidato, evaluando la ubicación y dándole todo el soporte y asistencia para la apertura; respecto de franquiciatarios actuales, debe brindarles soporte, asistencia, capacitación continua para asegurar el éxito y estandarización del modelo de negocio.

Fuente: El Empresario


Articulos Relacionados

Sobre Pedro O 32389 Artículos
Editor en Pymex desde 2014

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion