El éxito en una empresa: Estimular y fomentar la creatividad empresarial

La creatividad e innovación empresarial son términos de los cuales se habla mucho, pero que pocas veces son realmente tomados en cuenta por dueños de empresa o gerentes.

Ya sea debido a que se traten de intangibles, sean difíciles de medir, o se tenga la idea de que éstos sólo se aplican para algunas áreas de la empresa.

Por eso, a continuación vamos a ver algunas formas de estimular o fomentar la creatividad empresarial son: - Proponer retos: Los retos prácticamente obligan a que la creatividad aflore en los trabajadores, pero especialmente aquellos retos que tienen carácter de urgencia, por…

Ver artículo completo

La creatividad e innovación empresarial son términos de los cuales se habla mucho, pero que pocas veces son realmente tomados en cuenta por dueños de empresa o gerentes. Ya sea debido a que se traten de intangibles, sean difíciles de medir, o se tenga la idea de que éstos sólo se aplican para algunas áreas de la empresa.

Por eso, a continuación vamos a ver algunas formas de estimular o fomentar la creatividad empresarial son:

– Proponer retos: Los retos prácticamente obligan a que la creatividad aflore en los trabajadores, pero especialmente aquellos retos que tienen carácter de urgencia, por ejemplo, aquellos que requieran por parte del trabajador encontrar en un breve periodo de tiempo la solución a un problema que podría afectar el rumbo de la empresa.

– Motivar: Trabajadores motivados suelen ser los más creativos en una empresa, pero antes que motivarlos a través de incentivos económicos, lo recomendable es motivarlos fomentando su participación, dándoles mayor autonomía, dándoles mayor variedad, y generando un buen ambiente de trabajo.

– Fomentar la participación: Para estimular la creatividad debemos también fomentar la participación activa de los trabajadores, por ejemplo, escuchando sus ideas o propuestas por más descabelladas que sean, y no matarlas tan pronto como aparezcan; debemos tener en cuenta que las ideas más radicales podrían llegar a ser las más innovadoras.

– Dar mayor autonomía: Mientras el trabajador tenga mayor autonomía para tomar sus propias decisiones, resolver los problemas por su propia cuenta, desempeñar sus funciones o ejecutar sus tareas de la forma que crea conveniente, y menor sea el control ejercido, mayor creatividad aflorará en ellos.

– Dar variedad: Dar mayor variedad a los trabajadores, por ejemplo, rotándolos de puestos, dándoles nuevas funciones, aumentándoles las tareas, e incluso dándoles mayor tiempo libre en horas de trabajo, por ejemplo, para que desarrollen sus proyectos personales.

– Generar un ambiente que estimule la creatividad: Para generar un ambiente que fomente la creatividad podemos, por ejemplo, promover el trabajo en equipo, la armonía y la buena relación entre los trabajadores, la confianza entre jefes y subordinados, la generación de ideas, etc.

Fuente: Crecenegocios

Articulos Relacionados

Salir de la versión móvil