Conoce 3 lecciones de innovación del Coyote

Si deseamos tomar como ejemplo a un personaje innovador, este seria el caso del coyote, quien es un personaje que despierta simpatía en el mundo de los dibujos animados.

A pesar de no tener las de ganar, se esfuerza en plantear ingeniosas trampas para capturar al Correcaminos.

A continuacion veremos 3 lecciones innovadores que se caracterizan del coyote: Creatividad: Si hay un rasgo que distingue al Coyote, sin duda es el de la creatividad.

En cada episodio idea decenas de formas diferentes de atrapar a su némesis, cada cual más ingeniosa y disparatada.

Siempre está dispuesto a reinventarse, y sabe que…

Ver artículo completo

Conoce 3 lecciones de innovación del Coyote

Si deseamos tomar como ejemplo a un personaje innovador, este seria el caso del coyote, quien es un personaje que despierta simpatía en el mundo de los dibujos animados.A pesar de no tener las de ganar, se esfuerza en plantear ingeniosas trampas para capturar al Correcaminos.

A continuacion veremos 3 lecciones innovadores que se caracterizan del coyote:

Creatividad: Si hay un rasgo que distingue al Coyote, sin duda es el de la creatividad. En cada episodio idea decenas de formas diferentes de atrapar a su némesis, cada cual más ingeniosa y disparatada. Siempre está dispuesto a reinventarse, y sabe que una de sus fortalezas es su imaginación.

Si tratamos de extrapolarlo a nuestra actividad profesional, la conclusión es que debemos hacer hincapié en ser creativos, evitando ideas preconcebidas y los “siempre se ha hecho así”. Hay que atrevernos a idear nuevas aproximaciones, por disparatadas que puedan parecer.

Hambre: Sin duda uno de los principales estímulos para el Coyote es un hambre que nunca parece saciar, y que le empuja en cada episodio en pos de su objetivo. Ese hambre hace que no le importe probar nuevos planteamientos o trampas que, aunque arriesgadas, potencialmente pueden tener mejores resultados.

En nuestras empresas sucede algo similar: Cuanto más tiempo llevamos metidos en nuestra zona de confort, cómodos y bien “alimentados”, menor es el incentivo para arriesgarnos y probar nuevas ideas, lo que nos conduce a una gradual pérdida de creatividad organizativa. No hay nada mejor que el hambre para agudizar el ingenio, y una escasez calculada unida a estrategias para no dejar que el equipo se relaje en su puesto puede ser una de las mejores recetas para conseguir una empresa más ágil e innovadora.

Foco: Si hay algo que el Coyote tiene claro es su objetivo. Aunque se trata de un objetivo complicado y en movimiento, no hay ninguna duda de sus prioridades: Vive para cazar al Correcaminos, sin dejar que le distraigan otras tareas que, aunque posiblemente interesantes, no son parte de su meta.

De forma similar, en las empresas tendemos a establecer muchos (a veces decenas) de objetivos con importancias relativas o pesos variables, lo que redunda en la fatídica dispersión organizacional, así como en equipos persiguiendo los objetivos que cree son más fáciles de alcanzar. Si toda la empresa siente un mismo propósito, nada la podrá parar, por eso es absolutamente crítico establecer una meta compartida, clara y desafiante.

Fuente: Mass.pe

Articulos Relacionados