Cómo ser un buen administrador del dinero

No importa lo millonario que uno sea, los malos hábitos en los gastos pueden pulverizar rápidamente la cuenta bancaria mejor financiada.

La idea es tratar de gastar el dinero acertadamente.

Y según Tom Corley, un planificador financiero y autor del libro 'Rich Habits - The Daily Success Habits of Wealthy Individuals', hay gran cantidad de millonarios que no se consideran ricos.

Lo cierto es que esa mentalidad los ayuda a mantener sus gastos en línea.

Precisamente, existen algunos datos de la gente adinerada que, a pesar de tener un patrimonio neto líquido de entre 3.

2 millones de dólares y 5 millones…

Ver artículo completo

No importa lo millonario que uno sea, los malos hábitos en los gastos pueden pulverizar rápidamente la cuenta bancaria mejor financiada. La idea es tratar de gastar el dinero acertadamente.

Y según Tom Corley, un planificador financiero y autor del libro ‘Rich Habits – The Daily Success Habits of Wealthy Individuals’, hay gran cantidad de millonarios que no se consideran ricos. Lo cierto es que esa mentalidad los ayuda a mantener sus gastos en línea.

Precisamente, existen algunos datos de la gente adinerada que, a pesar de tener un patrimonio neto líquido de entre 3.2 millones de dólares y 5 millones de dólares, no se consideran ricos. Aquí la enseñanza es que no se trata solamente de acumular riqueza, la prioridad para ellos es acumular y mantener bien su dinero.

  • No convertirse en un ‘pobre con casa’

Vivir en una enorme mansión es divertido, hasta que no puedes costear nada además de la hipoteca.

Los datos de Corley muestran que los ricos (los que tienen un ingreso bruto anual de al menos 160,000 dólares y un patrimonio neto de 3.2 millones de dólares o más) no gastan más del 25% de sus ingresos mensuales en vivienda y destinan 10% o menos al entretenimiento. La regla general es mantener los costos de vivienda por debajo del 30% de su ingreso neto mensual.

  •  No hacer compras de emergencia

Ya sea un traje para una entrevista de trabajo, o un auto para reemplazar a tu auto viejo que se descompuso, comprar artículos a medida que los necesitas es “tu mayor némesis”, dijo Salinger. La compra de cosas antes de una fecha límite no sólo es estresante, sino que deja menos tiempo para comparar precios, y a menudo conduce a un gasto excesivo innecesario.

  • Aprender a derrochar correctamente

Todos hemos comprado impulsivamente, pero permite que la compra funcione a tu favor. Si estás meditando una compra importante, asegúrate de que el artículo es de buena calidad, útil y que tiene potencial de permanencia. “Los zapatos de tacón morados no deben ser el artículo en el que despilfarres”, dijo Salinger. “Y asegúrate de que puedan devolverse”.

  • Comparar el costo frente al valor

Cuando se trata de decidir si una compra vale la pena, el precio debe ser dividido por la frecuencia con que será utilizada, dijo Salinger. “Determina el costo por uso. Un artículo menos costoso que rara vez se usa podría no ser una buena oferta. Si algo es caro, pero será utilizado con frecuencia, podría ser una mejor relación calidad-precio”.

  •  Adoptar el enfoque de ‘alto-bajo’

Cuando compres ropa, mezcla piezas de gama alta con prendas básicas menos costosas. Salinger reprendió recientemente a un cliente por gastar 150 dólares en una camiseta blanca simple. “No lo vale. Gasta más en artículos que sean la base de tu vestuario y busca ofertas en artículos secundarios”.

Ella compra en una amplia gama de tiendas para asegurar artículos para sus clientes, y muchos de los atuendos que selecciona están conformados por prendas compradas en Bergdorf Goodman, emparejados con gangas de Nordstrom Rack.

  • Mantener bajo control los gastos ‘pecado’

Los ricos limitan su gasto en alcohol, cigarrillos y juegos de azar. Sólo el 6% de los ricos jugaba a la lotería una vez por semana y el 16% apostaba en deportes, de acuerdo con Corley.

Sólo el 13% de los ricos informó haberse emborrachado en el último mes, en comparación con el 60% de los pobres; definidos como aquellos con ingresos de menores a 35,000 dólares, y 5,000 dólares o menos en activos líquidos. Cuando se trata de cigarrillos, el 21% de los ricos fuman regularmente, comparado con el 47% de los pobres.

Articulos Relacionados