Sunspring, la primera película creada por inteligencia artificial

Ni Allen ni Almodóvar se lo hubieran imaginado. Y eso que hablamos de dos de los mejores guionistas-directores de la actualidad. Sin embargo, ya es posible crear una película por una computadora.

Ver artículo completo

inteligencia-artificial

Ni Allen ni Almodóvar se lo hubieran imaginado. Y eso que hablamos de dos de los mejores guionistas-directores de la actualidad. Sin embargo, ya es posible crear una película por una computadora.

En efecto; se trata de Sunspring , que es la primera entrega cinematográfica creada enteramente por Benjamin, una microcomputadora dotada de inteligencia artificial. El resultado es sorprendente y hará saltar a más de un escritor de su respectivo asiento.

Benjamin, la máquina guionista

Como parte de un proyecto de la Universidad de Nueva York, el investigador en inteligencia artificial, Ross Goodwin, desarrolló una microcomputadora al que bautizaron Benjamin (tal vez por ser el primero en su especie) al que se le transfirió información con diversos guiones de las cintas más conocidas a nivel mundial. Luego de ese proceso, Goodwin le pidió a Benjamin que creará un guión cualquiera.

Te puede interesar: Los ordenadores superarán en inteligencia a los humanos

Al comienzo de Sunspring, el director Oscar Sharp llama la atención sobre la singular historia que estamos a punto de observar. Al final del corto, se observa a Goodwin extasiado ante las primeras palabras sueltas de Benjamin ante el pedido de escribir un guión.

Una computadora participando de un festival de cine

Cinematográficamente hablando, Sunspring cumple a nivel de fotografía, dirección y producción. Sin embargo, su principal punto flaco es precisamente el guión. La historia versa sobre un futuro cercano en el que se desarrolla un triángulo amoroso. El reparto, integrado por los conocidos actores Thomas Middleditch, Elizabeth Gray y Humphrey Kerr, verbaliza sus textos con solvencia, sin embargo, el espectador puede sentirse como en la nebulosa ante la intrincada (y casi ininteligible) sintaxis y semántica de los textos en cuestión.

Pese a ello, la cinta participó del último festival de cine de ciencia ficción Sci-Fi London 2016, en la categoría de 48 horas, sin mucha suerte. En esta categoría, el único requisito fue que la historia, le preproducción, el rodaje y la edición final fuera realizada en tan solo dos días. A Benjamin le bastaron apenas unos minutos para terminar con la historia. Lo demás estuvo a cargo de Sharp y sus colaboradores.

Inteligencia artificial, ¿inteligencia creativa?

Quizás los peores miedos de Stephen Hawking estarían a punto de cumplirse. La tecnología está dejando de ser dependiente para convertirse en autónoma, hasta el punto que ya se avizora el pensamiento creativo dentro de ella.

Si bien ya somos partícipes activos de lo que la tecnología está haciendo con nuestras vidas, es con este cortometraje donde adquirimos la sensación que próximamente podríamos tener una computadora con inteligencia artificial decidiendo el futuro de una empresa, o quizás, hasta la del propio país.

Vía: neoteo.com / americaeconomia.com
Foto: crazzfiles.com

Lee también: CURSOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados