Así se ve el cerebro cuando se odia alguien

Diversos estudios de la neurociencia han descubierto varias características sobre cómo funciona el cerebro del hombre y de la mujer para la toma de decisiones y la manera cómo se generan los pensamientos físicamente.

Y si se dice que hay una línea muy fina entre el odio y el amor; una nueva investigación científica parece así demostrarlo ya que el odio comparte estructuras cerebrales que también se activan con el amor.

En efecto; los científicos británicos Semir Zeki y John Paul Romaya de la Universidad de Londres, descubrieron que se activaban una serie de circuitos en un área del cerebro que comparte ciertas…

Ver artículo completo

odia

Diversos estudios de la neurociencia han descubierto varias características sobre cómo funciona el cerebro del hombre y de la mujer para la toma de decisiones y la manera cómo se generan los pensamientos físicamente.

Y si se dice que hay una línea muy fina entre el odio y el amor; una nueva investigación científica parece así demostrarlo ya que el odio comparte estructuras cerebrales que también se activan con el amor.

En efecto; los científicos británicos Semir Zeki y John Paul Romaya de la Universidad de Londres, descubrieron que se activaban una serie de circuitos en un área del cerebro que comparte ciertas estructuras asociadas al amor romántico.

Lee también: 5 datos curiosos sobre el cerebro

Para este estudio se pidió a los voluntarios que observaran fotos de personas que considerasen “neutrales”, para luego, observar otras de individuos a quienes odiaban. Mediante scanners los investigadores se dieron cuenta que el odio producía zonas de actividad cerebral y otras de inactividad.

De tal forma que descubrieron que el área medio frontal del cerebro está implicado en la conciencia y la toma de decisiones. Es una de las zonas involucradas tanto en procesar el amor como el odio.

odio cerebral

Así se ve el cerebro cuando se odia

Lo que más sorprendió a los investigadores fue descubrir que en este “circuito del odio” también se produce actividad en dos estructuras de la subcorteza cerebral: el putamen y la ínsula. Según el profesor Zeki “es muy interesante que el putamen y la ínsula se activen también con el amor romántico”.

También descubrieron una importante diferencia en la actividad cortical que producen tanto el odio como el amor : mientras que en el amor grandes partes de la corteza asociadas al juicio y razonamiento se desactivan, con el odio solamente se desactiva una pequeña zona.

Este estudio revela igualmente que el odio siempre está dirigido hacia algo; es decir, no existe un “odio puro”, sino que siempre es motivado por un agente externo a la propia psique. Esta disparidad entre las motivaciones y el agente de la emoción es lo que aporta la irracionalidad propia del odio.

Vía: pijamasurf.cm
Foto: coolradiohd.com

Articulos Relacionados