Millonario chino transforma su pueblo humilde en villa de lujo

Un empresario que hizo fortuna nunca olvido sus raíces.

Luego de salir hace 15 años de su pobre pueblo natal de Xiongkeng, regresó con la meta de convertir su terruño en una villa de lujo.

 Por ello ordenó que la maquinaria pesada arrasara con sus casas de madera para construirles departamentos de lujo.

Se trata de millonario Xiong Shuihua quien nació en las afueras de la ciudad de Xinyu, en el sur de China, donde su familia siempre fue bien tratada por los vecinos cuando era niño.

Lo cierto es que la historia cambió hace 5 años atrás.

La zona del…

Ver artículo completo

millonario

Un empresario que hizo fortuna nunca olvido sus raíces. Luego de salir hace 15 años de su pobre pueblo natal de Xiongkeng, regresó con la meta de convertir su terruño en una villa de lujo. Por ello ordenó que la maquinaria pesada arrasara con sus casas de madera para construirles departamentos de lujo.

Se trata de millonario Xiong Shuihua quien nació en las afueras de la ciudad de Xinyu, en el sur de China, donde su familia siempre fue bien tratada por los vecinos cuando era niño. Lo cierto es que la historia cambió hace 5 años atrás. La zona del pueblo estaba estancada y la gente vivía en casas muy humildes y muchos de ellos sin servicios básicos. Pero en los últimos años, gracias a su millonaria i iversión, el área ha cambiado totalmente.

Millonario pero con sentimiento

Cuando el hombre cumplió 54 años y terminó haciendo fortuna en la industria de acero, decidió pagar el favor… sin recibir nada a cambio. Solamente con e recuerdo que siempre llevaba en su corazón del puebo que lo vió nacer. Por ello el multimillonario decidió regresar a la villa y darle todo al lugar donde creció.

millonario chino

Y si Xiongkeng era una pequeña villa con casas de madera, calles sin pavimento y sin servicios básicos, hoy es el hogar de 72 familias que viven en apartamentos de lujo quienes no fueron las únicas beneficiadas: las 18 que eran más cercanas a Xiong recibieron villas privadas, como parte de un proyecto inmobiliario que costó 6.2 millones de dólares.

Xiong también le dio a los residentes más ancianos sus tres comidas diarias, además de asistencia a los que tenían sueldos bajos para que pudieran pagar sus cuentas mensuales.

Gané más dinero del que pensé que ganaría y no quería olvidar mis raíces. Siempre pago mis deudas, por lo que me quise asegurar que la gente que me ayudó cuando era joven también recibiera su retribución”, comentó en aquella oportunidad.

Uno de los beneficiados es Qiong Chu, de 75 años, quien recuerda a los familiares de Xiong como “muy gentiles y siempre ayudaban a otros”.

china

Vía: panamericana.pe

Articulos Relacionados