¿Cómo evitar tener el pensamiento de querer matar a tu jefe?

¿Cuántas veces has tenido ganas de matar a tu jefe, bueno, al menos, lo has pensado? No te preocupes por tener recurrentemente ese tipo de razonamientos, expertos aseguran que más del 50% de las personas han tenido dicho pensamiento o idea en más de una ocasión y es normal.

Ver artículo completo

¿Cuántas veces has tenido ganas de matar a tu jefe, bueno, al menos, lo has pensado? No te preocupes por tener ese tipo de razonamientos, de hecho este pensamiento no te convierte en un asesino, al menos así lo afirma una psicóloga del University College London, quien asegura que más del 50% de las personas han tenido dicho pensamiento o idea más de una ocasión y es normal.

La psicóloga afirma que este pensamiento suele ser común, debido a que el ser humano regularmente práctica ejercicios de fantasía, los cuales están ligados a la empatía. Eso significa que, si has pensado querer matar, asesinar, ahorcar a tu jefe, estás buscando cómo ser empático con él, en otras palabras, te pones en su lugar para comprender la situación, según los psicólogos.

A pesar de que el título del artículo puede ser un poco alarmante, no hay que llevarlo al extremo, ya que muchas veces debido a la presión que tu jefe ejerce sobre ti, te sientes tan absorto que sientes que no puedes más, y es allí donde vienen aquellos pensamientos.

Es por ello que hemos decidido darte unos tips, de como no sentir las ganas de querer matar a tu jefe.

1.- Primero tienes que entender cuál es tu posición, es decir, actualmente tu eres el empleado, no el dueño de la empresa a la cuál estás trabajando. Entonces tienes que comprender que eres tú quien esta sujeto a lo que tus superiores puedan demandar de ti, mientras que cuentes con el título de empleado.

Entonces tienes que saber que no puedes molestarte porque te exijan hacer el trabajo para el cual fuiste contratado, claramente con respeto de ambas partes.

2.- Ponte en los zapatos del otro, a veces creemos que por ser el jefe no se tiene preocupaciones, problemas o quizás, podemos llegar a pensar que los jefes no son seres humanos. Pero es totalmente errado pensar así, puesto que ellos también sienten, sufren, cuentan con sus propios problemas, y a su vez te pagan un sueldo.

Así que no pienses que tu jefe está excepto de esas situaciones similares a las tuyas como empleado. Piensa en esto, y entenderás que no todo el tiempo tu jefe estará con buen humor, y cada vez que grite pueda que lo entiendas.

3.- Respira, y comienza a pensar con cordura, puesto que las enseñanzas que estas adquiriendo en ese espacio laboral te llevarán hacer una persona fuerte y determinada para el futuro.

4.- Por último recuerda que si toda tu vida no quieres ser empleado sino jefe, tienes que comenzar a moldear tu carácter en base a ello, y que mejor ejemplo a seguir que el jefe que te a tocado.

Muchos especialistas que han analizado esta situación, afirman que muchas personas nunca lo harían, y esto sucede porque cuando realmente imaginas qué pasaría si tu jefe de pronto desapareciera, al percatarte de cuáles podrían ser las consecuencias, optas por ni siquiera imaginarlo y seguir tu rumbo.

Por ello, aprovecha la oportunidad de aprender de tu jefe, ten en cuenta que las circunstancias siempre dependerán de como tu las veas, pueden ser circunstancias malas con lados positivos, circunstancias buenas con lados negativos o viceversa, todo depende de que provecho le vas a dar, para tu propio beneficio.

Artículos Relacionados