De tomar leche mezclada con agua a millonario; la increíble historia de Romelu Lukaku

Cuando tenía seis años su familia se quedó sin dinero y su madre hizo lo posible por alimentarse. Hoy es uno de los mejores delanteros del planeta y tras sus dos goles ante Panamá, se ilusiona con ser uno de los máximos artilleros del Mundial de Rusia 2018. Con 1.90

Ver artículo completo

Cuando tenía seis años su familia se quedó sin dinero y su madre hizo lo posible por alimentarse. Hoy es uno de los mejores delanteros del planeta y tras sus dos goles ante Panamá, se ilusiona con ser uno de los máximos artilleros del Mundial de Rusia 2018.

Con 1.90 metros de estatura y gran contextura física hace que Romelu Lukaku parezca un tipo rudo. Pero, detrás del delantero de la selección de Bélgica hay una gran historia increíble de superación.

A mediados del 2017, Lukaku firmó con el Manchester United por cinco temporadas ganando unas 283.000 euros a la semana (unos 14 millones al año), convirtiéndose en uno de los traspasos más caros de la historia del fútbol pese a sólo tener 24 años.

Luego de haber hecho dos goles ante la selección de Panamá, en s debut en el Mundial de Rusia 2018, nadie hubiera imaginado que vivió en la miseria en su niñez lo que fue narrado en el portal The Player Tribune.

Niñez y miseria

Así como otros grandes futbolistas que ahora son millonarios, la infancia de Lukaku estuvo cercada por las dificultades, pero las sorteó a todas hasta que a los 16 años, cumplió el sueño de firmar su primer contrato profesional y debutar en Primera.

Pero, antes de convertirse en este gran delantero y figura de los “Diablos Rojos”, Lukaku vivió entre ratas y sumergido en la pobreza. Cuenta que a la edad de seis años al volver a casa a almorzar del colegio, su madre lo esperaba con el menú de siempre: pan y leche. Pero se dió cuenta que ella mezclaba la botella de leche con algo más.

“Ella me sirvió el almuerzo con una sonrisa como si todo estuviera bien. Pero comprendí qué estaba haciendo. Estaba mezclando leche con agua. No teníamos suficiente dinero para hacer durar la botella toda la semana. No éramos solo pobres; estábamos quebrados“, reveló Lukaku al portal estadounidense donde también contó la crianza que tuvo en extrema pobreza en su país natal, Congo (África).

Lo cierto que sus padres, un ex futbolista que no logró la fama y su madre, ama de casa, que se encargaba de cuidarlos a él y a su hermano, lograron viajar a Bélgica cuando el pequeño Romelu tenía siete años, junto a su hermano mayor, logrando pasar del el umbral de la pobreza a una vida más digna.

Lo cierto que al llegar a su nuevo destino, Lukaku se propuso ser el mejor futbolista de Bélgica preguntándole a su padre a partir de qué edad podría cobrar un sueldo. “Desde los 16 años”, fue su respuesta. Por eso que prometió a su madre ser una estrella para mantener a toda su familia.

Así comenzó su carrera sensacional

Ya en Bélgica, destacó físicamente en su pubertad al sacar provecho de sus condiciones físicas en las competencias y nadie le creía que había nacido en 1993. Recordó que a los 12 años marcó 76 goles en 34 partidos; a los 15 era goleador del equipo de sub 19 de la Anderelcht, el club más importante de Bélgica hasta que a los 16 años firmó su primer contrato.

Así que luego de dos títulos en el fútbol profesional, lo llamaron a la selección mayor el 2014. Y en vista de sus dotes para el balompié  fue transferido al Chelsea en el 2012 donde fue campeón. En Inglaterra también ha jugado en West Bromwich y Everton, hasta llegar al Manchester United, donde el 2017, marcó 15 tantos en 30 partidos.

Hoy, ya en Rusia, que es su segundo Mundial; luego de haber jugado el de Brasil 2014 con 21 años, en esta ocasión llega con más experiencia. Lo cierto es que luego de su debut marcando dos goles ante Panamá, habrá que esperar si su figura será recordada en el país de los Zares junto a Cristiano Ronaldo, como uno de los máximos artilleros.

Vía: Infobae.com

Sobre Pedro O 28374 Artículos
Editor en Pymex desde 2014

Artículos Relacionados