Disciplina y responsabilidad para el uso de tarjetas de crédito

En la actualidad, las tarjetas de crédito se han convertido en un instrumento tradicional y necesario para el buen manejo de las finanzas personales, es un medio de pago y de financiamiento, esto último te permite crear tu historial crediticio para tu perfil financiero, el cual te ayudará a crecer patrimonialmente, mediante el acceso a créditos para la adquisición de activos y activos productivos.

El requisito fundamental para el uso adecuado de tus tarjetas de crédito es la disciplina y la responsabilidad. La tarjeta no es una extensión de tus ingresos, es una herramienta de financiamiento. Por ello, veamos algunos consejos prácticos a seguir, reseñados por el Instituto de Finanzas y Empresas:

Recomendaciones:

Identifica los datos básicos

Lo primero al recibir una tarjeta es conocer su fecha de corte, fecha de pago y el límite de crédito otorgado.

Consume posterior a tu fecha de corte

Si tienes varias tarjetas, puedes planificar tus consumos para usar la tarjeta que justo acaba de pasar en su fecha de corte, es la óptima a utilizar. Esto te dará mayor tiempo de pago en el consumo que acabas de realizar. En especial si no te vas a financiar.

Paga antes de tu fecha de pago

Es la forma de demostrar responsabilidad, coloca una alarma en tu teléfono que te indique los días previos a tu fecha de pago. Lo recomendable el programar automáticamente con tu banco el pago del saldo de la deuda o al menos del pago mínimo, esto evitará que pases por alto el pago y deteriores tu historial crediticio.

Paga más del mínimo requerido

Siempre es recomendable pagar un monto superior al mínimo del mes. Recuerda que el mensaje que debes darle al banco es que eres buen pagador y que tienes capacidad de pago. Si sólo pagas el monto mínimo con frecuencia, el mensaje es claro, tu capacidad de pago es limitada.

No excedas de 3 tarjetas

Evidentemente el factor determinante no es la cantidad de plásticos que tengas sino el límite de crédito que sumen todas tus tarjetas. Sin embargo, utilizar varias tarjetas puede ayudarte a organizar mejor tus consumos o financiamientos, recomendamos en la medida de tus posibilidades intentar organizarlas de la siguiente manera:

  • Como medio de pago, puedes usar una tarjeta para tus consumos o gastos corrientes,  sin financiarte, es decir vas a pagar el saldo total de los consumos en su fecha de pago. Esta puede ser la tarjeta que uses con mayor frecuencia.
  • Para financiarte, dedica una tarjeta exclusiva como herramienta de crédito para adquirir gastos necesarios, activos o activos productivos. Tienes hasta 36 meses para pagarlos. Recuerda que entre más corriente sea el consumo a financiar, deberías proponerte pagarlo en menos plazo.
  • Para Emergencias, recomendamos dejar una tarjeta siempre vacía para poder hacer frente a cualquier gasto imprevisto que pueda ocurrir. Esta tarjeta será tu complemento al fondo de ahorro para emergencias.

Recuerda que el uso de los créditos es positivo, nos permiten apalancarnos financieramente, la premisa es que adquieras créditos según tu capacidad de pago, evita gastos innecesarios y recuerda que la disciplina y responsabilidad son fundamentales en el buen uso de tu tarjeta de crédito.

Vía: instituto-finanzas.com

Sobre Fernando G 165 Artículos
Escritor y Comunicador, escribe en Pymex desde el 2016. Le gustan los temas políticos y de emprendimiento de pymes.

Artículos Relacionados