¿Cómo invertir en una franquicia?

Invertir en franquicias podría ser un negocio bastante rentable si tienes en consideración algunos aspectos importante que te explicaremos en el siguiente texto ¡acompáñanos!

Ver artículo completo

Las franquicias son un acuerdo o relación entre dos empresarios, donde el que se convierte en franquiciado asume un sistema, un saber hacer y una marca ya aprobada, por lo que abona unas cantidades por concepto de canon de entrada.

Además, el franquiciado debe identificar si la marca está debidamente registrada, el volumen de establecimientos franquiciados con los que cuenta la enseña elegida y que componen su red, cuáles son las cuentas de explotación de la firma, etc.

Puntos a considerar

Antes de embarcarse en el compromiso que las franquicias requieren, los empresarios deben tomar en cuenta y aclarar una serie de aspectos fundamentales.

Definir expectativas

Hay diversos motivos para adquirir una franquicia. Algunos lo hacen por los beneficios económicos, otros por la diversificación de sus inversiones o para que sea un proyecto de vida. Al conocer el porqué de la inversión, la decisión será mejor.

Conocer el negocio

Para elegir la mejor franquicia, hay que estar familiarizado con el negocio en el que participa. Así la persona sea inversionista u operador, debe conocer las instalaciones y la infraestructura.

Estados proforma

Aunque el franquiciante entrega una información previa, esta no es garantía de éxito. Por ello, es recomendable que el franquiciado haga su propio modelo para evaluar la factibilidad de cumplimiento de las variables planteadas.

Indicadores de rentabilidad

Hay que verificar que la elección cumpla con los requerimientos esperados. Puede que al franquiciado le resulte mejor tener flujos positivos en el negocio, o que le de mayor importancia al retorno de inversión.

Análisis jurídico

Es fundamental tener claros los derechos y obligaciones a los que ambos empresarios van a sujetarse. Para ello, se hace un contrato de franquicia que le ofrece seguridad a las dos partes.

Medición de riesgos

Como todo negocio, las franquicias también tienen sus riesgos. Estos se pueden disminuir con una correcta asesoría legal y financiera, al igual que evaluando siempre los peores escenarios posibles.

Aprovechar financiamientos

Toda la ayuda posible siempre es bien recibida, sobre todo si es en beneficio de la franquicia y su sustento.

La comunicación

La mayoría de los problemas en una franquicia vienen dados por las fallas comunicativas. Es importante aclarar dudas e inquietudes con el franquiciante, hacerle ver cualquier inquietud de manera profesional y formal. De esta forma, el franquiciado no deja pasar detalles por alto y que más adelante pueden generar problemas.

Posibles riesgos

Como se mencionó anteriormente, el invertir en una franquicia implica ciertos riesgos. Que el negocio del franquiciador haya funcionado en varias ubicaciones y con otros inversionistas no implica que lo hará siempre.

El riesgo de invertir en un negocio que empieza desde cero es muy alto. Por lo general, las franquicias lo reducen, pero no lo eliminan. La mayoría tienen un 40% de mortalidad a los 5 años, e incluso las mejores y más exitosas franquicias tienen un 5% de locales que no van bien.

Es por ello que los franquiciados deben tomar en cuenta, primeramente, el riesgo de mercado y ubicación. Cada zona es diferente, con sus respectivos niveles de demanda y competencia, y una mezcla única de clientes y competidores. Entonces, una mala ubicación afecta mucho las posibilidades del negocio.

En segundo lugar, está el riesgo de gestión. Este factor influye mucho en la rentabilidad de la franquicia. Si no es bien atendido el negocio por el franquiciado, entonces no tiene posibilidades de prosperar.

De este modo, la persona que quiera invertir en una franquicia podrá realizar un análisis completo sobre los pros y contras de su decisión, al igual que podrá mejorar el desarrollo de su negocio.

Artículos Relacionados