¿Cómo declarar impuestos en México?

Siempre es fundamental declarar los ingresos al ente encargado en el país. Si en esta oportunidad estás buscando información referente a cómo declarar impuestos en México, has llegado al lugar indicado ¡continúa leyendo!

Ver artículo completo

Presentar anualmente la declaración de impuestos es una obligación que aplica para todos los ciudadanos por igual. En México existen más de 22,24 millones de contribuyentes, los cuales deben estar al tanto de su administración financiera personal. De lo contrario, pueden correr riesgos que afecten su tranquilidad económica.

Mejoras en el sistema

Desde el año 2016, las autoridades fiscales en México implementaron varias novedades con la intención de facilitarles el proceso de declaración a los contribuyentes.

La primera fue eximir a las personas asalariadas de la obligación, aun cuando sus ingresos superen los 400 mil pesos al año. Por otro lado, también lanzó una app que le permite a los usuarios hacer sus declaraciones en tan solo 15 minutos y desde sus teléfonos inteligentes.

¿Por qué es importante declarar?

La declaración anual de impuestos les da a las personas físicas la oportunidad de deducir gastos que no hizo en todo el año. Por ejemplo, gastos hospitalarios, funerarios, médicos, seguro de vida, créditos hipotecarios, colegiaturas, entre otros.

¿Quiénes tienen que declarar?

Los ciudadanos que perciban ganancias por prestación de servicios profesionales, arrendamiento de propiedades, realización de actividades empresariales, traslación de propiedad o derechos sobre bienes, adquisición de bienes, percepción salarial, rendimientos sobre inversiones, o ingresos adicionales.

¿Qué incluye la declaración?

Además de la información referente a los ingresos, el contribuyente puede incluir los gastos considerados como deducibles por el Servicio de Administración Tributaria (SAT), de acuerdo con su estatus fiscal y sin rebasar el 15% de sus ingresos.

Estos pueden ser gastos de hospitalización y medicamentos, gastos funerarios, donativos a instituciones previamente autorizadas por las instancias hacendarias, pólizas de seguros, pagos de colegiaturas hasta por los montos máximos autorizados por nivel educativo, etc.

¿Qué se necesita?

Todo lo que el contribuyente declare tiene que estar respaldado, obligatoriamente, por documentos comprobatorios.

Es por ello que el ciudadano debe tener a la mano sus recibos de percepciones y retenciones, declaraciones mensuales al corriente y registro de información para la elaboración de la declaración anual y las mensuales.

También es importante que tenga las facturas electrónicas o recibos de honorarios que amparen los gastos incurridos en el desempeño de su actividad, al igual que las que comprueben los pagos de servicios profesionales deducibles y colegiaturas.

Por último, pero no menos importante, debe tener acceso a su contraseña o firma electrónica para ingresar al sistema del SAT.

¿Cómo es el proceso?

Una vez que el contribuyente esté preparado para declarar, tiene que entrar en el sistema DeclaraSAT, donde se le pedirá su contraseña, introducir la información pertinente, generar el archivo para su envío y presentar electrónicamente su declaración.

Tras este breve proceso, la página responderá con un recibo. Si el saldo es cero o a favor, allí concluye el trámite. Si aún hay saldo por pagar, entonces hay que hacerlo a través de un portal de banca virtual. Luego, se tiene que dar clic en aprobar y queda listo en menos de 15 minutos.

En caso de cometer un error, entonces el contribuyente puede modificar, invalidar, eliminar o reponer la declaración.

Para evitar equivocaciones al momento de declarar, la persona debe tener sumo cuidado a la hora de introducir información personal, números o claves. De este modo, cumplir con su deber como ciudadano ya no representará un dolor de cabeza.

Artículos Relacionados