¿Por qué llegar a Lima puede ser exitosa para una marca provinciana?

Son muchas las marcas que nacieron en provincias y que al llegar a la capital lograron alcanzar el éxito. Pero, ¿que origina que marca provinciana llegue o no llegue a Lima la hace exitosa? Esta es la pregunta que se hizo Félix Villanueva, especialista en negocios y marketing de Aurum

Ver artículo completo

Son muchas las marcas que nacieron en provincias y que al llegar a la capital lograron alcanzar el éxito. Pero, ¿que origina que marca provinciana llegue o no llegue a Lima la hace exitosa?

Esta es la pregunta que se hizo Félix Villanueva, especialista en negocios y marketing de Aurum Consultoría y Mercado, quien luego de 15 años de vivir, enseñar y trabajar en Lima (Arellano Marketing, Centrum Católica, Universidad ESAN, Oltursa, entre otras empresas) decidió volver a Arequipa para asumir nuevos retos profesionales y de negocios.

Precisamente, en un artículo publicado en Gestion.pe, Villanueva cuenta su experiencia de encontrarse en una reunión donde varios empresarios se preguntaban sobre marcas exitosas que nacieron en provincias y que, cuando comenzamos a buscar un filtro para separar las de éxito de las que aún están en camino a serlo, el primer filtro que surgió fue que hayan llegado a Lima.

Mercado objetivo

Son varias las marcas regionales con crecimiento continuo por lo que el éxito les sonríe año a año, como la marca Rico Pollo, en Arequipa, dedicado a la producción avícola y de embutidos, o la cadena de supermercados La Inmaculada, en Tarapoto.

Pero, a juicio de Villanueva, en algún momento del ciclo de vida de la empresa, todo empresario suele preguntarse hacia qué mercados desea crecer. En el caso de Lima, un atractivo es el tamaño del mercado, su desarrollo y profundidad.

En este sentido, se podría decirse que la capital peruana es un océano rojo (bajo la clasificación del libro “La Estrategia del Océano Azul”), dado que, si bien Lima tiene una demanda potencial enorme, también tiene una oferta enorme. De allí que llegar a Lima significaría llegar a un mercado bastante competitivo.

Por otro lado, algunas marcas han llegado a Lima sin planificarlo, con la migración, que hace 50 años concentraba sólo el 22,6% de la población, mientras que hace 20 años ya tenía el 30% y hoy llega al 32%. Entonces, los migrantes han traído, desde sus regiones, marcas que sus fieles consumidores no olvidan, lo que ha llevado a que la marca inicie el desembarque en nuevos mercados.

De manera general es discutible medir el éxito de una marca por su presencia en Lima o no, como también sería discutible pensar que no hay éxito cuando la marca no se internacionaliza. Para el especialista, todo se enmarca en los objetivos empresariales, los cuales, de ser alcanzados, significarán innegablemente llegar al éxito, independientemente de si se llega o no a un mercado determinado, como Lima.

Poder provinciano

Para empezar, en Arequipa –la tercera región más competitiva del país según el último Informe de Competitividad Regional (Incore) del IPE–, una de las empresas que vienen haciendo claros esfuerzos por convertirse en una de los más importantes grupos empresariales, es la de Real Inmobiliaria y Constructora, que luego de la construcción de su emblemático proyecto Hacienda La Joya en la Ciudad Blanca, su debut en Lima con proyectos residenciales, empezó con el pie derecho.

Igualmente, se tiene el caso de Oswaldo Hidalgo, el creador de Lubricantes Vistony, una empresa peruana que ya se encuentra en 9 países del mundo y que de la mano de este provinciano ancashino que llegó a Lima consiguió tener éxito a base de esfuerzo.

En fin, la historia de los Añaños, la de los Perales Huancaruna y la de los Rodríguez Rodríguez, son un claro ejemplo de la capacidad para emprender y para generar riqueza que tienen los provincianos: la capacidad que ha permitido que marcas como Kola Real, Altomayo y Gloria lleguen con éxito a miles de mesas, tanto en el Perú como en el extranjero.

Vía: gestion.pe/elcomercio.pe

Artículos Relacionados