¿Cómo elegir el nombre de mi marca?

Cuando te atreves a ir más allá y das el gran salto hacia tener tu empresa propia, surgen varias preguntas, una de las más importantes es: ¿qué nombre tendrá mi marca? Empiezas a escuchar sugerencias, buscas opciones en internet, libros. Llegas a tener una larga lista de nombres, pero sientes

Ver artículo completo

idea

Cuando te atreves a ir más allá y das el gran salto hacia tener tu empresa propia, surgen varias preguntas, una de las más importantes es: ¿qué nombre tendrá mi marca? Empiezas a escuchar sugerencias, buscas opciones en internet, libros. Llegas a tener una larga lista de nombres, pero sientes que ninguno te convence, tienes miedo a saber si tendrá “pegada” en el mercado.

La mejor opción para estos casos es buscar un nombre que informe y produzca emociones a la vez, si logras conseguir esto, te mereces un gran aplauso y reconocimiento, porque no es algo fácil de lograr.

Es así que decidirte por  el nombre de tu marca puede ser un proceso largo y difícil, pero cuando inviertes tiempo y esfuerzo para encontrar el adecuado, debes tener en cuenta que será uno de tus activas más importantes.

Es así que te dejamos algunas estrategias para que las pongas en práctica y que te ayudarán a conseguir el tan ansiado nombre.

  1. Sé creativo. Realiza una lluvia de ideas de palabras inusuales y encuentra su pareja. Siempre trata de usar nombres cortos y de fácil recordación. “Intenta buscar nombres cortos, fáciles de pronunciar y de recordar. Si ya tenemos una marca y el nombre es muy largo, como British Airways, intentar reducirlo: ba.com”, recomienda Arquimbau. Esto tiene una explicación científica: la mayoría de mentes detestan la complejidad, a mayor saturación psicológica, la mente se cierra más, por eso un nombre memorable “abre” el proceso de posicionamiento. Los nombres distintivos tienen una mayor probabilidad de ser reconocidos como marca.
  2. Diferénciate. Imagínate en un supermercado, existen miles de productos en las estanterías. Una marca tendrá que abrirse paso entre diversos competidores de la misma categoría. Por tal motivo, tener un nombre único ayudará en el proceso de recordación de marca. Recuerda que siempre un nombre corto y diferente ayudará a tener una mayor ventaja competitiva. “Cambia el deletreo de una palabra, usa parejas inusuales o agrega acentos para hacer que el nombre resalte y sea diferente al de tu competencia”, sugiere soyentrepreneur.com. Recuerda que en tu afán por diferenciarte no vayas a caer en el uso de iniciales, si bien es cierto que IBM, HSBC o 3M han logrado posicionarse, en realidad son poco atractivas y difíciles de recordar. Mientras inicies un pequeño negocio, solo confía en que el nombre sea atractivo para tu público.
  3. Indaga más. La tercera vía es buscar algo que rompa por completo los esquemas mentales de las enseñas del sector. En este punto debes cavar profundamente. Deberás encontrar palabras que no se usan normalmente en el lenguaje y en conversaciones de todos los días.
  4. Encuentra una conexión individual. Trata de que el nombre de tu marca le diga a tu cliente de la ventaja principal del producto. Un nombre que no dice nada, no tendrá la fuerza suficiente para penetrar en la mente de las personas. Procura que al decir tu nombre se sepa inmediatamente de qué trata tu negocio; éste no debe ser muy genérico o incluir demasiados giros o industrias. Evita ser un “todólogo” y tratar de abarcar todos los mercados.
  5. Realiza una búsqueda. Un buen nombre es inútil si alguien ya lo registró. Investiga en la Superintendencia Nacional de los Registros Públicos (Sunarp) y en internet el uso actual de los nombres que te interesan. “Hazlo bien desde el principio”, dice Watkins. Por último, asegúrate de que cuando tengas “ese” nombre que tanto querías, lo busques por internet para que veas si alguien no está usando el mismo, ya sea en una marca o en un negocio. Cuando sepas que está disponible, lo primero que debes hacer es ir a registrarlo, asegurándote así que esa nombre quedará contigo.

Artículos Relacionados