Reconocimiento, la forma de retener el talento humano

Así como se busca la mejor forma de fidelizar clientes, actualmente la preocupación de las organizaciones por fidelizar a sus empleados va en aumento y no se dirige únicamente a mantener el compromiso y evitar así la rotación de personal, sino también hacia la creación de una plantilla cualificada estable en la que las personas clave estén comprometidas a todos los niveles con la empresa para la que trabajan.

De tal modo que ahora los departamentos de Recursos Humanos han visto la forma de ofrecer programas de compensación a sus empleados, lo que se denomina “Compensación Total”; una forma de…

Ver artículo completo

Así como se busca la mejor forma de fidelizar clientes, actualmente la preocupación de las organizaciones por fidelizar a sus empleados va en aumento y no se dirige únicamente a mantener el compromiso y evitar así la rotación de personal, sino también hacia la creación de una plantilla cualificada estable en la que las personas clave estén comprometidas a todos los niveles con la empresa para la que trabajan.

De tal modo que ahora los departamentos de Recursos Humanos han visto la forma de ofrecer programas de compensación a sus empleados, lo que se denomina “Compensación Total”; una forma de retener a los empleados de talento y dedicación.

Son paquetes de retribución que tiene como fin diversificar las recompensas en múltiples componentes: bonus, incentivos a mediano y largo plazo. A ello se suma los beneficios sociales y los elementos de “estatus”, lo cual ha supuesto una auténtica explosión de nuevos elementos.

Desde acceso a gimnasios, fisioterapeutas, masajes, tickets para guarderías, o tiempo libre remunerado, la lista se incrementa con una propuesta de beneficios que de algún modo refleja las necesidades personales y sociales que no somos capaces de cubrir desde lo fuera lo laboral.

Una forma de fidelizar el talento

La nueva tendencia entonces es centrarse en programas de reconocimiento, que persiguen trascender los incentivos materiales y motivar a los empleados con otro tipo de mecanismos y retener el talento.

De tal modo que tenemos dos tipos de programas:

  • Reconocimiento formal: consiste en prácticas corporativas, como los legendarios premios a la antigüedad en la empresa, desayunos, premios a las mejores ideas, el empleado del mes, etc. Todo enfrascado en una cultura de reconocimiento para ganarse el corazón de los empleados.
  • Reconocimiento informal: son acciones que desarrolla el jefe directamente con su equipo de trabajo. Este reconocimiento informal puede se concreta al compartir con el grupo el logro de un trabajador concreto en decisiones más tangibles, como conceder tiempo libre en horario de trabajo para compensar un esfuerzo extra. El truco está en estar pendiente de los detalles que a ellos les motiva individualmente.

Articulos Relacionados