¿Llegaste tarde a tu entrevista laboral? 5 formas de cómo manejarlo

Llegar tarde es un mal hábito que debemos evitar, sobre todo cuando estamos postulando a un nuevo empleo.

La impresión que se deja al llegar tarde no es muy favorable y las posibilidades de conseguir trabajo se ven reducidas por este inconveniente.

Aquí te dejamos algunas recomendaciones para manejar el hecho de llegar tarde a tu entrevista laboral.

1.

No caigas en el pánico El llegar tarde a una entrevista laboral puede asustarte; sin embargo, no lo hagas.

El miedo hará que tu mente se bloquee y frente a esta situación, lo único que lograrás es que te des por…

Ver artículo completo

Llegar tarde es un mal hábito que debemos evitar, sobre todo cuando estamos postulando a un nuevo empleo.

La impresión que se deja al llegar tarde no es muy favorable y las posibilidades de conseguir trabajo se ven reducidas por este inconveniente.

Aquí te dejamos algunas recomendaciones para manejar el hecho de llegar tarde a tu entrevista laboral.

1. No caigas en el pánico

El llegar tarde a una entrevista laboral puede asustarte; sin embargo, no lo hagas. El miedo hará que tu mente se bloquee y frente a esta situación, lo único que lograrás es que te des por vencido. Tranquilízate. Tal vez tu entrevistador te entienda y deje pasar el hecho. No te rindas.

2. Llama a tu entrevistador

Al salir de casa, asegúrate de tener contigo el nombre de tu entrevistador y su teléfono de contacto. Inclusive si sales temprano para la entrevista, ya que puede suceder cualquier cosa en el trayecto. Si sucede algún imprevisto, llámalo antes, no después.

3. Tranquilízate antes de entrar

Es muy probable que al llegar quieras entrar lo más rápido posible a la entrevista, con el fin de compensar la tardanza. No obstante, si ingresas así lo único que mostrarás será nerviosismo y pánico. Esto podría afectar en tus respuestas. Tómate algunos segundos y respira profundo.

4. No ofrezcas una larga explicación

Quizás tienes una idea muy bien maquinada en tu mente para justificar la tardanza. No olvides que ya cometiste la falta y lo último que desea recordar el entrevistador de ti es tu impuntualidad.

5. Ofrece disculpas

Esto es básico. Siempre debes ofrecer las disculpas del caso si llegas tarde a tu entrevista laboral. El no hacerlo hará que el entrevistador crea que no respetas el tiempo de los demás. No te olvides de saludarlo ni bien llegas y darle un buen apretón de manos. Recuerda que el contacto visual es muy importante.

Y tú, ¿de qué manera manejarías la tardanza?

Vía: El Comercio

Articulos Relacionados